miércoles, 20 de enero de 2010

Flema británica.


Yo siempre he admirado la conocida como "flema británica".

He admirado las personas que son capaces de controlar sus emociones y mostarse siempre distantes y fríos sin que les exaspere ninguna situación, sin que le saquen de sus casilla y sin que pierdan los nervios. Supongo que muchos llevarán la procesión por dentro, así que aún son más admirables aquellos, que incluso en su interior se toman las cosas con esa "flema", lo que indicará un perfecto control de sus emociones y una estabilidad y continuidad en su estado de ánimo.

Existe una anécdota precisamente de esta conocida flema británica.

Un armador inglés, durante la II Guerra Mundial, había fletado un mercante de unas cuantas miles de toneladas y en el que había invertido una buena parte de su capital.

Un viernes, cuando se disponía a abandonar su oficina, recibió un telegrama, que le contaba que su mercante, con las miles de toneladas de mercancía que transportaba, estaba en ese momento en el fondo del océano, debido a la habilidad de un submarino alemán.

El hombre leyó el telegrama y con parsimonia lo dobló e introdujo en el bolsillo de su gabardina, miró a su secretaria y le dijo:


—Vaya disgusto me voy a dar el lunes. No dejaré que este incidente estropee mi fin se semana.

5 comentarios:

  1. No conocía la anécdota, es buenísima, pero tras la flema británica hay muchos que sólo buscan epatar.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Puede ser que algunos utilicen esa flema como pose, pero realmente se les lleven los demonios.
    Por eso, si realmente este empresario pasó un buen fin de semana, sin pensar demasiado en el desastre, es digno de admiración.
    Un abrazo Capitán.

    ResponderEliminar
  3. No sólo es la flema británica... Recuerda la reacción de Felipe II al serle comunicado el desastre de la Invencible:

    "Yo mandé mis barcos a luchar contra barcos, no contra la Adversidad"

    Y luego se fumó un puro...

    ResponderEliminar
  4. Creo que realmente dijo:

    "Yo no mandé a luchar a mis barcos contra estos elementos...". :-)

    ResponderEliminar