jueves, 14 de abril de 2011

Pensamientos fugaces.


La consciencia en una débil llama, que tilila al ritmo de las corrientes de aire.


Las palabras en muchas ocasiones son la máscara tras las que nos escondemos.


Arrastrar a los demás a nuestros defectos es una canallada.


La libertad es un camino de ida y vuelta, no de una sola dirección.


La indolencia es una forma de tiranía.


El sobervio piensa que es el único que decide hacia donde va.


No hay comentarios:

Publicar un comentario