viernes, 25 de junio de 2010

Inspirar-expirar.

Foto de Robert Doisneau.

La inspiración hay que cogerla al vuelo. Hay que aplicarla, plasmarla al instante.

De otra manera la inspiración expira, desaparece, se esfuma.

Nada más volátil que las musas.

Una idea cruza fugaz nuestra mente, o la atrapamos o quizás nunca vuelva.

La creación de cualquier tipo, consiste en en inspirar-expirar, y hay que estar atentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario