viernes, 14 de noviembre de 2014

Un día más sale el sol...

Un día más, gracias a Dios, sale el sol...


Eso cantan los Miserables, y eso llevo cantando yo, casi desde que tengo uso de razón. Es decir, de antes de ayer.
No importa lo negra que sea la noche, no importa lo oscuras que parezcan las calles, no es verdad que las noches sean eternas, todos los días, ¡todos!, con más o menos fuerza, más o menos radiante, sale el sol.
Hace ya un año, Emilio Duró, en una conferencia magistral, decía que no hay que educar en el placer. Que es vacío, felicidad temporal que se desvanece aún más rápido que viene. Que había que educar en el esfuerzo, tener un proyecto, un sueño, un reto. Nada del hedonismo que está tan de moda, la búsqueda del placer inmediato, de satisfacer los apetitos, sin más.

 
Hace un par de días, en la misma jornada, pero una año después, un Carlos Pauner excelente también hablaba que se ha demostrado que el esfuerzo es la clave de los éxitos, que marcarse retos es fundamental.
Los retos, son lo que nos mantiene en tensión, el miedo lo que nos hace mantenernos vivos y despiertos y el valor lo que hace que superemos esos miedos y esas dificultades que van surgiendo para conseguirlos. Y una vez alcanzados, a parte de que se puede disfrutar mientras luchas por ellos, la satisfacción de la meta (los corredores conocen bien esa sensación), del deber cumplido, de la cima alcanzada.
Yo ya voy esbozando mis retos de este curso. Porque no voy a ningún lado sin mis retos.
Cuesta trabajo seguir creyendo que la clave del éxito es el esfuerzo, viendo esta clase política, corrupta, pusilánime, interesada, sin escrúpulos, donde raro es el día que no nos enteramos de un comportamiento inmoral, delictivo o indecente. Y sigue sin pasar nada, no devuelven lo robado, no desaparecen de la vida pública, ni de su partido, ni de su puesto de responsabilidad. Nos pesará y nos pesa mantener este lastre, luctuoso y pringoso que es nuestra clase política.
El remedio es complicado, debería ser una revolución desde dentro, a los ciudadanos de infantería poco margen se nos deja. Pero alguien debería de poner algo de decencia en el ejercicio de la administración, del gobierno o de la gestión del dinero público.
Ya va siendo hora de un escarmiento ejemplarizante, sin ambages, duro, sin paliativos, ni paños calientes del aparato del partido. El que la hace, que son y han sido muchos, que la paguen e inhabilitación para el ejercicio de la función pública. Pero ya!! Sin más esperas, ni dilaciones.
Los ladrones a la cárcel, embargados e intervenidos. Investigados hasta las más profundas ramificaciones, ya sea parentela, cónyuges  o amantes.
La política apesta, ya va siendo hora de un buen baño.

 
Cambiando de tercio, este fin de semana interesante iniciativa, Postales desde el Limbo, una exposición de más de 1.200 postales, realizadas por artistas de prestigio o por amateurs como un servidor, con la idea de recaudar fondos para el proyecto hombre. Será los días 14, 15, 16 y 17 en la sala 4 de la diputación provincial de Zaragoza, en la Plaza de España. Animaros y acercaros.
Pasar buen fin de semana y no dejar de tener presente, que cada día, cada día, sale el sol...

No hay comentarios:

Publicar un comentario