lunes, 1 de octubre de 2012

Mis lecturas del verano 2012. (I).

Este verano ha sido extraño, mientras alguno se lo pasaba estupendamente, sin obligaciones, sin responsabilidades, sólo con el objetivo de redescubrirse, reinventarse y disfrutar de la vida, otros, hemos tenido, como siempre un poco de todo, trabajo, niños, responsabilidades y cómo no, también algo de tiempo libre y momentos de diversión, al final giramos con el mundo, no el mundo gira alrededor de nosotros, esa es una verdad a la que a veces se llega tarde.
Un verano que también me ha permitido dedicar algo más de tiempo a las dos actividades que más me gustan, hacer deporte y leer.


He aprovechado para leer todo lo que he podido, debajo de la sombrilla en la playa, al borde de la piscina, en el sofá a la hora de la siesta, en las noches de insomnio; que alguna ha habido, y en todo momento, en detrimento por supuesto de la televisión, que para mi y en los últimos tiempos es un electrodoméstico casi inútil.
Traeré por aquí esas lecturas veraniegas, que han sido bastante y una breve reseña de las mismas y mis opiniones personales, individuales e intransferibles.

Empezaré con dos libros que llevaban un tiempo siendo mi asignatura pendiente, los dos de Santiago Posteguillo, que no eran otros que "Africanus. El hijo del consul" y "Las legiones malditas".
Dos tochazos de libros, de más de 900 páginas, pero que he leído con alegría, y fruición.
Muy interesantes, tanto desde el punto de vista divulgativo, como literario e histórico.
Novelas que han aunado el desarrollo de los acontecimientos históricos, con la cautivadora personalidad de Publio Cornelio Escipion, el continuador de la familia Escipion, al que vemos en el primero de los libros, como va forjando su caracter y su personalidad y habilidades guerreras, en el entorno de un Senado dividido, de una Aníbal amenazando a la misma ciudad de Roma y en el segundo obteniendo gracias a su carácter y a su preparación, una serie de vistorias y logros que le llevarán a derrotar al ejèrcito púnico en la batalla de Zama, a pesar de todas las dificultades y de tener importantes enemigos dentro de la propia Roma.
Dos libros llenos de inteligencia, de sentido de estado, de batallas heróicas, de confabulaciones, de acciones y reflexiones, de personalidades y de entrega.
Muchas hojas, pero todas vibrantes, te mete de lleno en esas montañas heladas que Aníbal cruzó con sus elefantes, o en esas llanuras africanas azotadas por el viento y la arena.
Magnífica lectura, épica y a la vez sesuda. Un disfrute total.
Me queda pendiente el tercer libro de esta trilogía, pero en breve caerá. Sin duda alguna la mejor lectura del verano.

Esta lectura era la de arena (si entendemos la paletada de arena, como la positiva, que de todo hay), ahora viene la de cal. La peor de esas lecturas.
Y ésta no es otra que "Helena Kín", de Virginia C. Aguilera.
En la Feria del Libro de este año, que finalizó a primeros de junio, compré una serie de libros en el puesto de la librería París, allí había una serie de escritores firmando y compartían mesa de firma dos escritoras: Virginia C. Aguilera e Irene Vallejo.
Por recomendación del señor librero me acerqué a ellas, y por no hacer distingos, adquirí ambos libros de las autoras, los cuales me dedicaron también ambas autoras.
Bien pues está claro que este libro, no es para mí.
Es un libro que pretende tener una cierto halo de misterio, una sensualidad latente, una historia de seducción enfermiza, en fin, a mi me pareció un auténtico rollo.
Ya digo, que quizás este libro no era para mi, no capté su esencia, me pareció insulso, retorcido, y que llegaba a ningún sitio.
De esos libros que cuando acabas de leer tienes la sensación de haber perdido el tiempo.
La peor lectura de este verano.

Como son muchas las lecturas, esta es la primera parte de mi recopilación. En breve más.


No hay comentarios:

Publicar un comentario