martes, 26 de octubre de 2010

Eternos comienzos.


Cuantos de nosotros hemos comprado los numeros 1 y 2 de las colecciones que todos los años inundan los quioscos al principio del curso escolar.

Continuamente comienzan colecciones de todo tipo, propósitos, intenciones y nuevas metas.

Reinicios en los gimnasios, cursos de idiomas, de guitarra, a los que corresponda: dejar de fumar, adelgazar, jugar a tenis...

Pero si preguntaramos cuantos de nosotros han acabado esas colecciones, enteras, me temo que sería un numero sensiblemente inferior.

Muchos han empezado karate, guitarra, alemán, esperanto, caligrafía, ...cuantos han acabado definitivamente estas actividades. Aún es más, cuando se podría considerar que llegan a su fin. Creo que se abandonan por otro comienzos, antes de llegar a su culminación, que...¿cuál es?

Cuando se comienzan cosas, proyectos, aficiones, amistades, siempre es motivo de ilusión, de acicate.

Parece que "los comienzos", están intrísecos en la naturaleza humana, más ajeno nos es quizás terminar, finalizar, acabar.

Siempre estamos comenzando...lo de terminar las cosas, parece que es harina de otro costal.

Incluso puede que ni tan siquiera nuestro deceso sea el cierre, ya saben aquello de "...la muerte no es el final".

No hay comentarios:

Publicar un comentario