lunes, 19 de junio de 2017

CAJAS

 
 
¿En cuantas cajas cabe una infancia?
¿Cuantos recuerdos se hacen añicos en cada mudanza?
¿Donde quedaron los sueños que embalamos?¿Se han perdido?¿Están esperando en la habitación de al lado?¿En otra vida?
Esta tarde llorare junto a unas vidas empaquetadas y unos recuerdos extraviados. Recogiendo mi memoria en cajas llenas de burbujas o desechando aquellos momentos, que ocupan mucho o pesan demasiado. Vamos soltando lastre y lo que no lo es. Borramos huellas y vivencias.
¿Cuándo los objetos, se convierten en testigos mudos de tiempos pasados?
¿Hay sueños todavía cerrados de la anterior mudanza?
¿Quizás sea el momento de no seguir cargando con ellos?
Las cosas tienen el valor que se les da. Demasiadas cosas, demasiados años, demasiados recuerdos, demasiados juegos, como para varias vidas, tantos y tantas que provocan un nudo en la garganta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario