miércoles, 28 de diciembre de 2016

El ocaso de los ídolos.

Cuando Nietzche estaba al final de sus días y ya un poco gaga (si no lo estuvo siempre), publicó "El ocaso de los ídolos". Hoy me viene de perlas, para encabezar esta entrada, que está relacionada con el título, no con el contenido de lo publicado por Nietzche.
Este año 2.016 está siendo ese ocaso para muchos de los iconos de la cultura, el cine, la música, el deporte, como Alan Thicke, Leonar Cohen, Gene Wilder, Prince, Johan Cruyff (este era uno de mis mayores ídolos siendo yo bien pequeño), David Bowie...
 
 
Pero además, no se quiere ir 2.016 sin arrancarnos a otros dos ídolos de juventud, como fueron George Michael y Carrie Fisher (la princesa Leia de la Guerra de las Galaxias).
 



La princesa Leia, ha sido todo un personaje para nuestra generación, que no olvidaremos ese traje de esclava a los pies de Java, ni ese triangulo amoroso, que se rompió cuando nos enteramos todos que Luke era su hermano. En la última entrega de la saga, conocimos al hijo de Leia con Han Solo.
 
 
Esta ha sido una pareja icónica, en la ficción o en la realidad. Pareja que se ha roto definitivamente con la muerte de la actriz. Yo creo que toda mi generación y  las que disfrutaron las tres primeras películas de la saga; las que luego fueron los capítulos IV, V y VI, con esta muerte hemos sentido que se nos ha ido algo nuestro.
 
 
"Que la fuerza te acompañe princesa Leia".
 
Y para cerrar esta entrada, cómo no nombrar a George Michael. El día de Navidad murió en su casa. Una vida llena de éxitos musicales, ya desde Wham,  con la canción navideña más "pinchada" del mundo. De inconformismo y escándalos, pero que siempre fue un gran benefactor de diferentes causas humanitarias.
 

 
Recuerdo perfectamente, su primer disco en solitario. Aún conservo ese vinilo. Estaba en unos grandes almacenes de Valencia, en la planta joven y no hacía mas que sonar, una y otra vez "Faith". Me acuerdo de la ropa que me compre, unos vaqueros blancos y un jersey de lana verde claro y por supuesto el disco.
 
 
Al año siguiente, ya en Zaragoza, cuando salía de bares, era normal cruzarte con tres, cuatro o cinco clones de George Michael, con el pendientito de la crucecita, gafas de piloto y barbita de cuatro días.
Iconos, ídolos de nuestra juventud que se han ido en este terrible 2.016.
¿Cuánto tiempo los conservaremos en nuestra memoria?¿Serán eternos o se irán diluyendo en las brumas del tiempo?
Dicen, que quien fallece, no lo hace del todo si lo mantenemos vivo en  nuestra mente, si lo recordamos periódicamente.
No dejamos que mueran nuestro ídolos, no dejemos que el 2.016 sea su ocaso.
 
Recordemos, recordemos... 'Cause I gotta have faith, faith, faith..
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario