sábado, 17 de septiembre de 2016

...Trata de arrancarlo por Dios!!!


 
"Trata de arrancarlo, por Dios", fue el grito desesperado de Luis Moya a su compañero Carlos Sainz. Eran las 14:15 de la tarde del 24 de noviembre de 1998 y sólo faltaban 500 metros para que Sainz y Moya lograran su tercer título del mundial de rallies en el Rally de Inglaterra. Pero por desgracia una avería les impidió cruzar la meta y perdieron el título. Luis Moya hizo célebre esa expresión: "Trata de arrancarlo Carlos. Trata de arrancarlo, por Dios!!", para acabar estampando el casco contra la luneta trasera del coche, fruto de la rabia, la impotencia, la frustración y la desesperación. Desde ese día a Luis se le ha colgado un poco en sambenito de ser un poco gafe.
 
 
Para las generaciones que vimos la escena en las noticias y posteriores, ha quedado para la posteridad ese: "Trata de arrancarlo...".
Cuantas veces me viene a la cabeza.
Sin ir más lejos durante toda esta reentré, donde me temo que arrastro una gigantesca depresión postvacacional.
Quince días son ya los que llevo incorporado de nuevo a mi puesto de trabajo y a la cartesiana y caustica realidad, y que no, que no me hallo. Que no me hago con ella, que no consigo adoptar rutinas, ni saber cuales deben ser. No se si quiero o debo dibujar y pintar, escribir, hacer deporte, perfeccionar mi inglés, leer tal o cual libro o aprender punto de cruz o hacer un curso de recolección de cocos en Siberia.
Mi subconsciente y mi conciencia me gritan al unísono: "TRATA DE ARRANCARLO!! TRATA DE ARRANCARLO, POR DIOS!!" .
Pero nada, no engancha, el alternador no carga, el motor de arranque no engrana, no hay manera. No se si necesito que me empujen, que pase un tiempo para que enganche o que se yo.
Así que aquí seguiré, seré disciplinado e iré cumpliendo mis responsabilidades, obligaciones y proyectos más inmediatos sin pensar mucho, tratando de arrancar este nuevo curso, y cuando tenga ya el motor en su punto y bien revolucionado, meter el puño para salir disparado a nuevos o viejos objetivos, pero teniendo claro cuales son.
En el horizonte más inmediato tengo la Antología de Relatos por el 800 aniversario de los Amantes de Teruel, los escritores entregados a la producción de sus relatos, y ya con editorial a falta de acotar detalles. Por otro lado una exposición de mis dibujos y acuarelas en Bruno Monkey Barber , después las postales desde el Limbo de esta nueva edición, y escribir yo mi relato para la antología. Y eso sin pensar en nada más allá. Retomar guitarra, deporte, etc. Y todo esto encajarlo en una rutina...¡Trata de arrancarlo, por Dios, trata de arrancarlo!!!!
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario