lunes, 13 de junio de 2016

Mix de encuentros.



"Me pregunto si sabes que a veces te confundo por la calle con otras chicas y se me incendia algo en el pecho."
Holdem Centeno.
 
Y tengo miedo a encontrarte,
 y a no saber que hacer,
ni como comportarme.
Si saludarte o ignorarte,
como si realmente pudiera,
hacer ninguna de las dos cosas.
como si en realidad,
 me diera igual verte o no.
Teniendo clavado en todos
 y cada uno de los poros,
la impronta de tu recuerdo.

 ©Jesús J. Jambrina


"Un buen día, cuando había abandonado toda esperanza de sentir que sentía, apareció ella. Ella, que todo lo hizo sin saber que lo hacía. Ella, que todo lo cambió sin querer. En cuanto la vi, automáticamente empecé a descubrir el sabor amargo y salado del llanto. Porque la he llorado, Max. La he llorado mucho y, como siempre se llora, a demasiada distancia. Bajo la lluvia, mezclando mis lágrimas con las del cielo, desde el cierre derrotado de cualquier bar o bajo la media apertura de su ventana, da igual. La he llorado como nunca lloré a los que creía conocer. La he llorado por ese futuro que ya no tendremos. La he llorado por ese pasado que dejamos pasar. La he llorado hasta quedarme sin aliento. Y la sigo llorando por lo que no pudo ser, incluso por lo que nunca será.
Sé lo que estarás pensando. Que estoy enfermo. Que no la conozco de nada. Que no hemos cruzado más de dos palabras y un precio. Pero es que, en ocasiones, la nostalgia es tan caprichosa que no necesita argumentos para doler. Se pueden echar de menos amores que jamás ocurrieron. Se pueden extrañar las situaciones que no llegaron a pasar. De hecho, si nunca te ha ocurrido, eso es que nunca has querido por encima de tus posibilidades, tu corazón no ha pasado de ser un órgano muscular hueco que impulsa sangre.
Eso es lo que pasa, Max. Que la echo de menos. En toda su ausencia. Hasta decir basta. Añoro esos paseos que nunca dimos por el parque. Añoro esos besos que jamás me dio. Esas risas tontas que no nos echamos. Esa canción que nunca escuchamos juntos después de no hacer el amor.
Tengo que volver con ella antes de morirme del todo, Max.
Tengo que volver con ella hasta el punto en el que dejó de poder ser.
Y volver a empezar juntos… por primera vez.”


- Que la muerte te acompañe - Risto Mejide


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario