martes, 7 de junio de 2016

Me acuerdo (II)


1.- Me acuerdo y me han recordado muchas veces, cuando tenía tres años, estando mi madre embaraza. No existía eso de las ecografías. Escuche a mis padres hablar sobre los nombres que le pondrían al bebé en caso de que fuera niña, o en caso de que fuera niño. Yo corté aquella conversación de manera tajante, señalando la tripa de mi madre les dije: Eso de ahí es un niño y se llama Rafa.

2.-  Me acuerdo que con motivo de las fiestas de Teruel, la primera semana de julio,  hay atracciones, puestos de venta ambulante y espectáculos para los niños. Me llevó mi padre a ver uno de magia. Cuando acabó, no se cómo, nos encontramos en la calle con el mago y  de repente, acercó su mano a mi oreja y sacó algo, cuando me lo enseño me quede mudo, era el sello de oro que siempre llevaba mi padre en la mano.

3.- Cuando me levantaba por la mañana para ir al colegio, y veía como se reflejaban, los primeros rayos del sol, en el edificio enfrente de mi ventana.  Aquellos rayos madrugadores, eran la promesa de la llegada del buen tiempo y a no mucho tardar, las vacaciones de un largo e interminable verano.

4-. Me acuerdo de tardes en bicicleta con amigos, pedaleando hasta el río y allí pescando truchas que no daban la medida, hacer un pequeño fuego para asarlas y aderezarlas con las manzanas de los frutales cercanos.

5-. Me acuerdo mi multitudinaria celebración del 18 cumpleaños, junto con otros muchos compañeros y amigos. Un día mítico y feliz. Cerramos un bar por unas horas y compramos un barril de cerveza. Una auténtica catarsis onomástica colectiva.
 
6-. Me acuerdo de una noche de agosto, con un cielo limpio y estrellado, esperando ver las lagrimas de San Lorenzo. Ver una estrella fugaz... Y pedir un deseo.

7.- Me acuerdo cuando paseando con mi novia, nos encontramos con un hombre que era la alegoría perfecta de San Valentín y viéndonos tan acaramelados,  nos dijo literalmente:  Nunca se arrepientan de haber amado demasiado.
 
8-. Me acuerdo saludar el año nuevo rodeado de familia, teniendo en brazos a mi primer hijo, apenas nacido dos meses antes. Pensar que seria genial que las cosas siempre siguieran así.

9.- Me acuerdo de tener que elegir entre quedarme en  Madrid en un puesto exitoso de dirección general o volverme a Zaragoza, a un desempeño más humilde pero mejor para los míos.

10.- Me acuerdo de sentir como se desmoronaba todo lo que había ido construyendo con esfuerzo, sacrificio, con renuncias y elecciones. Ver como se cerraba una etapa muy feliz de mi vida y me asomaba al abismo de lo desconocido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario