miércoles, 22 de julio de 2015

"Anoche soñé que volvía...

a Manderley...".

De esta manera comienza la película de Alfred Hitchcock, Rebeca.

Como la protagonista de la película a veces soñamos con volver a escenarios que han marcado nuestra vida de una manera u otra. Lugares que nos evocan tiempos pasados, donde fuimos felices o desgraciados, pero que de ninguna manera nos resultan indiferentes. La indiferencia, ese gran bálsamo y a la vez esa ruin estado de ánimo, que adormece hasta los recuerdos más recalcitrantes. 
 


 Este pasado fin de semana volví a un Manderley particular, una playa que desde el primer día que la pisé me emocionó y más tarde me estremeció, pero no me ha resultado nunca indiferente. Hacía unos cuantos años que no pisaba descalzo su arena, más de cuatro. Fue un verdadero placer volver. Volví a disfrutar de sus olas, de sus pintxos, de su ambiente, de su luz y de sus paisajes.
 
 
Allí me acabé el libro de "Los cuerpos extraños" de Lorenzo Silva, dibujé, salté olas, como hace años hice con mis hijos, me bañé a la luz de la luna y paseé por su orilla en plena noche y en pleno día. Volví a disfrutarla, ahora escribiendo estas líneas, vuelvo a echar de menos esa brisa, esa arena, esos colores.
Definitivamente hay lugares que acaban formando parte de nosotros, de nuestra historia, de nuestro acerbo cultural. Esta playa es uno de los míos.
 
 
Aquí la cita completa de la película de Hitchcock:

"Anoche soñé que volvía a Manderley. Estaba ante la verja de hierro. Pero no podía entrar. Entonces, me imbuyó un poder sobrenatural, y atravesé la verja. El sendero serpenteaba y se retorcía y vi que había cambiado, la naturaleza recuperaba otra vez su lugar invadiéndolo con sus tenaces dedos. El sendero se retorcía más y más. Y al final estaba Manderley. Manderley, sigilosa. Sus muros seguían perfectos. La luz de la luna, engañosa me hizo ver luz en las ventanas. Pero una nube tapó la luna como una mano sombría. La ilusión se fue con ella. Era un caparazón abandonado sin susurros del pasado. No podemos volver a Manderley. Pero yo vuelvo en sueños... a los extraños días, que empezaron en el sur de Francia."

No hay comentarios:

Publicar un comentario