lunes, 13 de abril de 2015

A medio camino.

 
Hoy 13 de abril. El año pasado en estas mismas fechas estaba exactamente en el Check Point Charlie. En Berlín. En cierto modo, en sentido figurado totalmente, en las antípodas de donde me encuentro ahora.
Ayer cumplí años, el año pasado lo celebré con salida con amigos, confusión y fuga. Fuga a un viaje donde lo que buscaba no estaba en el destino.
Cada cumpleaños ha sido diferente al anterior, cada uno distinto, mientras voy jalonando mi camino de años, experiencias y viajes, bien sólo, en pareja o en multitud.
En los últimos años no dejo de tener esa sensación de viajeros en tránsito. A medio camino, lejos del lugar de partida, pero lejos también del final del viaje.
Con esa sensación de trajín entre estaciones, de cambio de líneas de metro, en el eterno keep on moving.
Un nuevo año vital, y cuando se empieza algo, ya he comentado en muchas ocasiones, se empieza con alegría.
También cuando se termina algo, también nacen sentimientos, en función de lo que se termina, en un sentido o en otro.
¿Pero y cuándo se está a mitad de camino?
¿Cuando queda tanto por delante como por detrás, o si me apuras, cuando por detrás ya va quedando más que lo que nos espera por delante?
¿Cuál es el pensamiento que se nos ocurre, cuál el pensamiento recurrente?
¿El de caminante, se hace camino al andar?
¿El de disfruta del camino no de las metas?
¿O mejor no pensar e ir utilizando los retos como la zanahoria que nos estimula a seguir?
¿No sería posible, de vez en cuando, y sólo de vez en cuando, sentarnos a lado del camino y ver la vida pasar?
 
 
 Que nos esperen, tomarnos nuestro tiempo, disfrutar de lo que nos rodea, de los que nos aprecian, de lo que nos gusta. Sin prisas, ni agobios, como si por un momento, la vida se paralizara, sólo para nuestro disfrute, para nuestro recuerdo, para nuestro solaz.
Aquello ya muy viejo, que se pare el mundo que yo me bajo. Incluso aunque el vagón que me haya tocado sea confortable y poco ruidoso, aunque tenga buenas vistas. Parar un ratito, uno sólo aunque sea...

No hay comentarios:

Publicar un comentario