viernes, 14 de febrero de 2014

De flores y afectos.

 
-“Te amo” -dijo el principito…
-“Yo también te quiero” -dijo la rosa.
-“No es lo mismo” -respondió él…

"Querer es tomar posesión de algo, de alguien. Es buscar en los demás eso que llena las expectativas personales de afecto, de compañía…...

Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece, es adueñarnos o desear algo para completarnos, porque en algún punto nos reconocemos carentes.

Querer es esperar, es apegarse a las cosas y a las personas desde nuestras necesidades. Entonces, cuando no tenemos reciprocidad hay sufrimiento. Cuando el “bien” querido no nos corresponde, nos sentimos frustrados y decepcionados.

Si quiero a alguien, tengo expectativas, espero algo. Si la otra persona no me da lo que espero, sufro. El problema es que hay una mayor probabilidad de que la otra persona tenga otras motivaciones, pues todos somos muy diferentes. Cada ser humano es un universo.

Amar es desear lo mejor para el otro, aún cuando tenga motivaciones muy distintas.

Amar es permitir que seas feliz, aún cuando tu camino sea diferente al mío. Es un sentimiento desinteresado que nace en un donarse, es darse por completo desde el corazón. Por esto, el amor nunca será causa de sufrimiento.

Cuando una persona dice que ha sufrido por amor, en realidad ha sufrido por querer, no por amar. Se sufre por apegos. Si realmente se ama, no puede sufrir, pues nada ha esperado del otro.

Cuando amamos nos entregamos sin pedir nada a cambio, por el simple y puro placer de dar.

Pero es cierto también que esta entrega, este darse, desinteresado, solo se da en el conocimiento. Solo podemos amar lo que conocemos, porque amar implica tirarse al vacío, confiar la vida y el alma. Y el alma no se indemniza.

Y conocerse es justamente saber de vos, de tus alegrías, de tu paz, pero también de tus enojos, de tus luchas, de tu error. Porque el amor trasciende el enojo, la lucha, el error y no es solo para momentos de alegría.

Amar es la confianza plena de que pase lo que pase vas a estar, no porque me debas nada, no con posesión egoísta, sino estar, en silenciosa compañía.

Amar es saber que no te cambia el tiempo, ni las tempestades, ni mis inviernos.

Amar es darte un lugar en mi corazón para que te quedes como padre, madre, hermano, hijo, amigo y saber que en el tuyo hay un lugar para mí.

Dar amor no agota el amor, por el contrario, lo aumenta. La manera de devolver tanto amor, es abrir el corazón y dejarse amar.”

-“Ya entendí” -dijo la rosa.
-“No lo entiendas, vívelo” -dijo el principito.

Feliz día de los enamorados, amar la vida, eso por lo menos.
 

lunes, 10 de febrero de 2014

Cool Guys Don't Look At Explosions



Pues eso, cool guys don´t look at explosions.
Vamos, que los tíos que molan no miran a las explosiones, caminan sin volver la vista atrás mientras todo a su alrededor se convierte en una enorme bola de fuego.
Los tíos de verdad, no vuelven la vista atrás y caminan, siguen caminando, mientras se desata el infierno y todo se llena de llamas y explosiones. A cámara lenta, pavoneándose, brillando entre tanta destrucción siguen andando, sin volver la cabeza.
Los tíos auténticos mientras están rodeados de terribles lenguas de fuego, mantienen el corazón frío, y siguen andando, con parsimonia, sin detenerse, sin mirar hacia atrás.
Cool guys don´t look at explosions.

viernes, 7 de febrero de 2014

Zanzadas I-2014

 
 
Retomo las zancadas en este nuevo año 2014.
Muchas zancadas he dado ya este año y muchas más que voy a dar.
Zancadas que serán perlas propias y ajenas de sabiduría sintetizada.
Allí va esta primera hornada:
 
- A veces se escriben cosas, debido a estados de ánimo influenciados por música, lecturas y demás, que realmente no reflejan la realidad objetiva y concreta, pero en ese momento te dejas llevar y sale lo que sale.
- A veces se da importancia a cosas que no la tienen y otras no se da suficiente a cosas que sí la tienen. No es cierto, aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor, no lo es  y además hay que hacer para que no lo sea, en el 95% de los casos depende totalmente de nosotros.
- Muchas veces pagan justos por pecadores y los daños colaterales se llevan por delante cosas o personas que no sólo no tiene culpa de nada, si no que posiblemente, son mucho mejores que esos pecadores por los que pagan.
- Al final hay verdugos que poseen la extraña habilidad de pasar siempre por víctimas.
- La mala memoria, como muchas veces hemos nombrado, es la base sobre la que se asienta la felicidad. Al menos, que los recuerdos no enturbien el presente.
- Hay que saber elegir las batallas que merece la pena luchar y las que no. Una victoria pírrica, a pesar de ser victoria está desaconsejada por 9 de cada 10 estrategas, el 10º era Pirro.
- A veces la sinceridad y la coherencia generan más víctimas que las armas de destrucción más IVA.
- Hay cosas que hay que cerrar definitivamente, siempre he dicho que las puertas entreabiertas o mal cerradas lo único que producen es corrientes de aire y en consecuencia constipados, mi entrada del día 5 es sólo un estornudo, achiíiiiisssss.

miércoles, 5 de febrero de 2014

Esos veranos que no tuvimos.


 
Esta semana hubo una noche que no pude dormir, y divagando en mis pensamientos y escuchando música, pensé en los veranos que tuvimos para poder disfrutar juntos, viviendo nuestra pasión, nuestra "juventud", nuestra historia de amor.
Al final los perdimos, los malempleamos. Fueron cuatro, aunque uno de ellos, el del 2012 ni si quiera nos perteneció a nosotros, si no al despecho y al afán de revancha, y creó un fisura imposible de reparar después.
Siempre fueron nuestro punto de fricción, todos los años irremediablemente rompíamos a principios de junio, para volver a las semanas, salvo en el 2012, que la cuerda se soltó del todo y de aquellas maneras, la fuimos retomando desde octubre hasta enero. Incluso el último verano, donde se suponía que las cosas estaban más claras, estuvo a punto de romperse, por las mentiras a las que tanto te habías aficionado, salvados por la campana de Tenerife.
Perdimos los veranos, las oportunidades y nuestros proyectos.
No todas las canciones de los Secretos hablan de nosotros, aunque tú volviste página en junio del 2012 con su "Déjame...". Pero alguna sí lo hace, y si me pilla con la guardia baja, me cuesta encajar el directo. Tras el impacto de escuchar esa canción que me habla de ti, se me doblan las piernas y aunque tú no lo sepas hay cosas que no se olvidan fácilmente, que no se pasan sin más.
Aunque tú no lo sepas, hay días que pienso en ti, muchos más de los que me gustaría, y pienso porqué no pudimos tener esa "paz de pareja", que tanto comentabas, porque no fuimos capaces de generar esa confianza tan necesaria, porqué no conseguimos hacerlo funcionar, cuando habías cosas que encajaban perfectamente.
Aunque tú no lo sepas, con un nudo en la garganta cerraré esta ventana para siempre, aún apretando los nudillos y resbalándome la rabia de lo que no pudo ser por la espalda. Porque "no hay mayor sentido de pérdida que lo que pudo haber sido y no fue."
Aunque tú no lo sepas, recuerdo y recordaré siempre, cuando vimos juntos, desde lo más alto del teatro, aquel musical que nos decía: "Amores que matan nunca mueren...", en aquel frío Madrid que disfrutamos juntos.
Aunque tú no lo sepas he inventado tu nombre...