martes, 25 de septiembre de 2012

Llegar a ser...



Me entristece y angustia, pensar que llegará el día, en el que te convertirás en una desconocida.

martes, 18 de septiembre de 2012

Poema 20.



Pablo Neruda, regaló a la humanidad su obra: "20 poemas de amor y una canción desesperada ".
A mi me gustan a rabiar, el XV, el de : "Me gusta cuando callas..." y este nº 20.
El nº 20, de una belleza increible, con esa frase sublime: "tan corto el amor y tan largo el olvido...".
Este poema refleja, como ninguno, el dolor de la perdida amorosa, sea ésta contradictoria o no, combinaría perfectamente con la canción de Ricardo Arjona de "Olvidarte", salvando las distancias, claro, y teniendo en cuenta que el tiempo como decía alguno "...es el médico de los pobres" y todo lo cura.
A cada cual le llega en cada momento su tiempo, pues también se dice aquello de "no todos los ojos lloran el mismo día."
Hay que acepar lo inevitable y más cuando se ve venir y aún así, resbalamos irremisiblemente hasta su desenlace.

Poema nº 20:

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.


Escribir, por ejemplo: " La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos".

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.

Pablo Neruda.



lunes, 17 de septiembre de 2012

Cosas que me hacen sentir bien/feliz/cómodo VIII.

Después de un magnífico fin de semana, disfrutando con  mis hijos del concurso de tapas y de la Feria del Jamón de Teruel, me vienen a la mente de nuevo cosas que me haces sentir bien, feliz y cómodo:

* Un plato de jamón serrano, si es de Teruel mejor.
* Una buena copa de vino tinto.
* Quedarme extasiado contemplado las llamas de una hoguera, de una chimenea o similar.
* Pasar página, entender las cosas y asumir lo inevitable.

viernes, 14 de septiembre de 2012

El auténtico valor.


Hace mucho tiempo vi una película de Peter Pan, que me encantó, me pareción una versión extraordinaria.
Mis circunstancias personales eran diferentes de las de ahora, y hubo un pasaje de la película, que me llegó al corazón, a lo más profundo.
Hace pocos días volví a leer ese pasaje, y me volvió a llegar de nuevo a los más profundo de mi alma. Mis circunstancias son diferentes, pero me sigue calando hasta lo mas hondo.
Además el que hace de Peter Pan, me ha recordado siempre a mi hijo mayor. Es una película deliciosa, magnífica.
Lo traigo por aquí:

"- Hay muchas formas distintas de ser valiente. Se es valiente cuando se piensa en los otros y no en uno mismo, aunque papá jamás ha blandido una espada ni ha disparado una pistola, gracias a Dios, pero ha hecho muchos sacrificios por su familia y ha dejado a un lado muchos sueños.


- ¿Dónde los ha dejado?

- Los ha dejado en un cajón. Y a veces, por la noche, los sacamos y los admiramos. Pero cada vez resulta más difícil cerrar el cajón. Él lo hace. Y por eso es tan valiente.



Peter Pan. La gran aventura."

Hay otra película, también de este universo que es "Descubriendo nunca jamás", lacrimógena, sobre la vida del escritor de Peter Pan. Demoledora sentimentalmente, sólo verla con la moral muy alta. 

lunes, 10 de septiembre de 2012

Cosas que me hacen sentir bien/feliz/cómodo VII.


Hoy va a ser una entrada con marcado carácter norteño:

* Ir de pintxos por San Sebastián.
* Bañarme en la playa de La Concha.
* Disfrutar del ambiente de las regatas de traineras.
* Tomarme un gin-tonic en el Be Bop, mientras contemplo el Kursaal.

sábado, 8 de septiembre de 2012

Cosas que me hacen sentir bien/feliz/cómodo VI.


* Cocinar para unos amigos.
* Correr, o practicar running que se dice ahora.
* Llegar a la parada justo cuando llega el autobús.
* El olor de los forros de los libros nuevos del cole.

viernes, 7 de septiembre de 2012

Cosas que me hacen sentir bien/feliz/cómodo. V

Vamos que nos vamos con el viernes.
En esta lista de cosas molonas no podía faltar la referencia a tan apreciado día, así que nuevo listado para el día de hoy:

* Los viernes.
* Una cerveza fresquita, bien tirada y en un ambiente veraniego.
* Una anchoa en salmuera que la acompaña (a la cerveza me refiero).
* Las caricias.


Y una frase para la reflexión:

"No porque no te hayan amado como tú quieres, quiere decir que la persona que te amó, no te amó con todas sus fuerzas."


jueves, 6 de septiembre de 2012

Cosas que me hacen sentir bien/feliz/cómodo. IV


* Que me cuenten una anécdota divertida.
* Un abrazo.
* Escuchar el sonido del agua.
* Un excursión entre árboles.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Cosas que me hacen sentir bien/feliz/cómodo. III


* Tomar mis propias decisiones, a veces todo un lujo.
* Una siesta.
* Jugar a futbol, sobre todo con mis hijos.
* Una pizza compartida.

martes, 4 de septiembre de 2012

lunes, 3 de septiembre de 2012

Cosas que me hacen sentir bien/feliz/cómodo. I.

Se cierra un nuevo ciclo. El curso comienza en breve. El verano se acaba, con él las pedaladas.
Este nuevo curso me obligo a hacer un ejercicio de optimismo y de positividad, así, que independientemente de las entradas que vaya haciendo; como la de las lecturas de verano, que quiero publicar en breve, cada semana publicaré unas entradas con cuatro cosas, que se puedan definir de esa manera: que me hagan sentir bien, feliz o cómodo.
Comenzamos:

* La risa de mis hijos.
* El aroma del café recien hecho.
* Una buena ducha.
* Acabar un libro.