viernes, 31 de agosto de 2012

Pedaladas IV-XII

- No hay ninguna duda, pedalear es de sabios.
- No he salido todo lo que quería (en bici, me refiero), pero sí he conseguido mantener unos niveles de forma y kilómetros razonables para el periodo vacacional.
- Hoy ultimo día del mes de agosto. El comienzo del nuevo curso nos sonríe a la vuelta de la esquina. Un nuevo jalón en nuestro camino y de nuevo toca hacer borrón y cuenta nueva, como ya escribí una vez: "nuestra venganza será ser felices". Me pongo a ello con denuedo, con aplicación y con propósito firme. Se acabaron las flojeras.
- Ya estamos acostumbrados a pedalear por lo desconocido, no nos espanta, es peor mirar hacia atrás y como dice el poeta, ver el camino que nunca vas a volver a pisar. Estremece.
- Mis luceros se quedan cerquita, en su entorno, sólo eso ya es motivo de felicidad. Para ellos un nuevo curso y una continuidad con su existencia.
- Cambiaremos de escenarios, si queremos ver otra película, los elementos de las anteriores, desvirtúan el resultado artístico.
- Y de nuevo tocará marcarse retos y desafíos, para que nuestra vida siga pidiendo lo mejor de nosotros mismos.
- Este verano ha sido duro, largo y a la vez rápido y fugaz, una fractura, una frontera que nos separa de nuestra realidad anterior. La travesía del desierto, una vez más...

martes, 28 de agosto de 2012

Flash back melancólico.

Esta mañana me ha recorrido una escalofrío por la espalda, viendo antiguos papeles del trabajo, fechado en octubre, septiembre del 2008.
Por un momento me ha llegado un flash de donde estaba yo en aquella fecha.
Evidentemente en mi trabajo actual; una de las cosas que antes cambiaba con frecuencia y que ultimamente es lo único que permanece estable. Ironías de la vida.
 Me ha dado vértigo, un poco de melancolía, no ya por lo que hacía yo, si no por lo que podían hacer personas que han formado parte de mi vida últimamente, y que entonces no lo hacían, y que de nuevo volverán al ostracismo y a esta parte de sombra de nuestra existencia, que algunas llaman el olvido.
Pero no, no es olvido, simplemente no se ve porque está en penumbra, una llama,  o un flash (como el de esta mañana), los vuelve a dejar a la vista.
Una flojera que te embarga, que te aplana, una evidencia que te aplasta.
Así que no he querido profundizar mucho en el tema, ni darle muchas vueltas.
Escrito y a otra cosa, mariposa.

jueves, 23 de agosto de 2012

Pedaladas III-XII

- Se han acabado por este año las vacacione de verano, no así el calor, que tenemos el que queremos y más, antes de ayer en el centro de Zaragoza a las 22:22, estábamos a 37º, vamos insufrible.
- He sufrido un extraño fenómeno, desde que empezó el verano, allá por junio, he sufrido un claro desdoblamiento, donde estaba mi cuerpo no estaba mi mente y viceversa. Algo parecido a esos viajes astrales, pero a lo bestia. No deja de producir cierto desasosiego que cuerpo y mente no sean capaces de compartir espacio físico-temporal y estén disociados de cualquier manera. Espero que el frío haga retomar a esa simbiosis natural de cuerpo y mente en armonía.
- La poesia duerme en los párpados de los que sueñan.
- Estamos rodeados de poetas y poesía, es lo que nos permite elevarnos en ocasiones, a tres metros sobre el suelo.
- Hay refranes que encierran siglos de sabiduría popular, pensamientos que orientaron a nuestros abuelos y a los padres de éstos y así sucesivamente, hay uno, el de no hay mal que por bien no venga, que no hay que olvidarlo, tenerlo presente ayuda.
- Hay que se capaz de cada cierto tiempo resetear nuestra vida, aquello del borrón y cuenta nueva. Lo que he dicho siempre, lo que se empieza, se hace con ilusión, lo comienzos, son buenos, necesarios. Es la vida un eterno comenzar y la felicidad, tiene una flaca memoria.