jueves, 28 de junio de 2012

Pedaladas I-XII

- De nuevo España en una final, en esta ocasión la de la Eurocopa, a ver si va a ser verdad que no hay dos sin tres. Los niños disfrutando, sufriendo y gritando. Ya les he dicho que han tenido la suerte de sólo conocer el lado victorioso de la selección española de fútbol, porque antes eramos unos auténticos mantas.
- Ya estamos de lleno en el verano, la noche de San Juan ya ha pasado. Como siempre ni me he enterado, mi rutina lo abarca todo, trabajo, trabajo y más trabajo. Deseando, eso sí, coger unos días de descanso para disfrutar con mis peques.
- Esta semana de descanso, en lo que a deporte se refiere. Tres motivos fundamentales, falta de tiempo, excesivo calor, con esta ola de calor sahariana y necesidad de descansar después de la Quebrada de este domingo.
- Por lo demás, mejor no menearlo, no pensar demasiado, para no tener momentos de debilidad y volver a desandar lo andado. Seguiremos pedaleando y rodando por los caminos que tengan que venir.

miércoles, 20 de junio de 2012

Zancadas XIV

Con ésta, la última zancada de la temporada.
El domingo "La quebrada del Cuervo", que marcará los pedaleos de este verano.
- Ayer todo el día lloviendo, como dirían los galos, parecía que el cielo se iba a desplomar sobre nuestras cabezas. Si escuchamos las noticias, lo que parece que se vaya a desplomar sobre nosotros es esta economía y este sistema que nos lleva de cráneo. Rescates, intervenciones, elecciones en Grecia y esto no mejora.
- También ayer el último día de colegio. Para los niños se abre un amplio periodo de asueto estival. ¡Ay aquellos veranos interminables! Esas, como las oscuras golondrinas, no volverán, al menos hasta la jubiliación, que tal y como están las cosas, ya veremos si podremos hacerlo o acabaremos encadenados "al capital", de por vida.
- Miedo, incertidumbre, desánimo, parece que ni la selección española nos devuelve la confianza. Esos nuevos ricos que hablaba el seleccionador, tiene el nivel muy alto, quizás sea la tabla que aferra el náufrago, para evitar pernsamiento derrotistas y grises. La vana y melíflua esperanza de un pueblo arruinado.
- Está todo raro, desconocido, los días nos llevan, no sabemos bien a donde. La rutina y las pequeñas costumbres nos salvan de espirales de las que no sabríamos salir. La travesía del desierto. Y aún así miramos todos los días al cielo, esperando el maná salvador.
- Con una mañana como ésta, toda nublada, es normal que los pensmientos sean fríos y grises. Esperemos que como bien sabíamos de niños, a una mañana de niebla, le siga una tarde de paseo. Aunque como están las cosas, ni los viejos refranes tienen ya validez.

martes, 19 de junio de 2012

UNA FAMILIA NORMAL.

Recientemente ha finalizado la feria del libro en Zaragoza. Como viene siendo habitual, me pasé por allí y no pude por menos que caer en la provocación de aquellas casetas llenas de libros y escritores.
Adquirí media docena de ejemplares, entre ellos, este de "Una familia normal", de Santiago Gascón.

A Santiago lo conocía de hace ya algún tiempo, cuando coincidíamos en Teruel por aquello de las Bodas de Isabel y demás. Aún tengo alguna foto con él de años atrás.
Firmó su libro y plasmó en él una cariñosa dedicatoria, para mí y mis hijos, que sufrían mi visita a la Feria del Libro.
Ahí quedó eso.
El fin de semana siguiente, cuando la feria estaba a punto de finalizar, Roberto Malo; otro pedazo de autor, me invitó a acercarme al Juan Sebastián Bar, donde se iba a realizar una actividad más de la feria y allí algunos autores, que habían acudido a la misma, compartirían microrelatos y anécdotas, con aquellos que nos acercáramos por allí.
Así que sin otro compromiso en la agenda, me dejé caer por allí. Me encontré con Roberto al que saludé y con el que me senté a ver el acto.
Por allí apareció Santiago Gascón entre otros. Roberto me dijo que estaba leyendo su novela y que era muy divertida. Yo aún la tenía en la bolsa de donde aún no la había sacado, junto a los otros cinco libros, esperando su momento para ser leídos. Le comenté que no me había  puesto con ella.
Fueron saliendo los autores, cada cuál leyó sus relatos, o contó sus histórias, y llegó el turno de Santiago. Leyó tres fragmentos de su novela "Una familia normal", me encantaron, sin desmerecer otros relatos que allí escuchamos y que nos hicieron pasar un rato muy agradable.
¡Tengo que leerla sin falta! --Me dije.
Una novela sobre una familia convencional, o nada convencional, a cuatro voces, el padre, la madre y los dos hijos, el pequeño y el mayor, amante de armadillos y escarabajos.
Es entretenida, divertida, conmovedora y humana, muy humana. Una lectura amena. Un soplo de aire fresco. Con pasajes entretenidos y desternillantes, como bien pudimos comprobar en el Juan Sebastián Bar.
Yo os dejó también por aquí uno que me gusta en especial. El hijo mayor, Guillermo cuenta su relación con el pequeño Fran y cuenta esto:

"...Les dije que era hechicero. Nadie lo puso en duda. Preparé la pócima del poder supremo: en una lata oxidada eché agua, tierra, hierbas del jardín y todas las hormigas e insectos que encontramos. Después la pasé para que bebieran. Joé, todos salieron corriendo, convencidos de que estaba loco. Todos menos Fran, que ingirió la mitad de aquel brevaje.
   Agarró una diarrea al poco rato. Mamá dijo que era un virus. Sólo él y yo sabíamos que se trataban de las primeras manifestaciones del poder supremo."

No dejéis de leerla. A mi me ha encantado. Grande Santiago.


jueves, 7 de junio de 2012

Zancadas XIII

Ultimas zancadas de la temporada.
El pasado sábado interesante carrera por los Montesblancos, duras subidas, pero experiencia intensa. A repetir sin duda.
Este próximo domingo última carrera pedestre de la temporada, la 10 K de Zaragoza. La acometo con confianza, el último tramo y más sencillo, a intentar mejorar mi marca, con el grupo de San Vicente de Paúl. A disfrutar en definitiva.
Recuerdo lo que leí hace ya muchos años cuando hice el tramo aragonés del Camino de Santiago, que es en el camino cuando se tiene realmente consciencia de que uno está vivo, de que está viviendo. Los momentos en que somos conscientes de nuestra existencia y de nuestros pasos por este mundo, fuera del ajetreo y del ruido. Eso mismo siento cuando estoy corriendo, que vivo.
Cambiaremos de tercio y acompañaremos a mi primo Rodrigo a la Quebrada del Cuervo, una carrera cicloturista de BTT, por una de las zonas más bonitas de la sierra de Teruel. Para finales del mes de junio.
Con esto superaré con creces mir objetivos y retos por este año, estoy muy satisfecho, misión cumplida.
A mantener este periodo estival, disfrutar de la bici y en septiembre nos marcaremos nuevas metas. De momento el maratón lo dejo aparcado al menos hasta el próximo año.
Esta semana escuchaba a una señora decir, "nos encaprichamos de todo y luego hay tan poco tiempo para nada...".
La gente a veces no deja de sorprendernosy otras resultan completamente previsibles.