miércoles, 23 de mayo de 2012

Zancadas XII


- Hoy es un buen día. De eso no hay duda. Muchos motivos me mueven a pensar ésto, ninguno baladí, ninguno intrancesdente, todo suma.
- Ayer un día intenso, de los que cunden, de los que te hacen sentir aquello de la satisfacción del deber cumplido, de los que te reconcilian con la humanidad.
- De nuevo a hacer kilómetros. Estrené zapatillas y me molestaron, además de hacerme rozaduras, hay que domarlas, y darles otra oportunidad, las quería estrenar para la TMT (Transmontesblancos Trail), pero creo que no va a ser así, confiaremos en las que ya están contrastadas y nos ahorramos sorpresas en formas de ampollas.
- Dicen, y es cierto, que tanto el que fracasa como el que triunfa, se encuentran en el mismo estadio, tomar la siguiente decisión. Cuando acabé la media maratón y cumplí mis objetivos, me vi embargado por una laxitud, que me ha llevado a estar más de una semana sin retomar mis kilómetros. Pero ya he corregido el tema, me ha ayudado el hecho de tener pendiente esta TMT y al siguiente fin de semana la 10K, de esa manera objetivos superados. Luego, de cara al veranito, la bici de montaña, las pedaladas.
- Se ha puesto un eslogan de moda, de una gran superficie del deporte, "la vida es más feliz en bici", sin duda, también hay otras muchas actividades que potencian y catalizan nuestra felicidad y nuestro bienestar, incluso el café.

lunes, 14 de mayo de 2012

De profecías, objetivos e indignados.

Cuando empezó el año, fuimos invitados a lanzar varias profecías y ver si al final del mismo se habían cumplido o no. Yo hice una, convencido de que era a caballo ganador, el descenso a segunda del Real Zaragoza.
Pues bien, siguiendo con aquella tradición de "jode quinielas", que siempre ha caracterizado al Real Zaragoza, capaz de meterle 6 goles al Barça y en la misma temporada palmar con el colista; me encuentro con que una de las porfecías más "cantadas" se ha venido abajo, entre otras cosas porque en la segunda vuelta han pulverizado todos los números, se han conjurado todos los astros, y de nuevo, contra todo pronóstico, el Zaragoza se mantiene en primera, milagrosamente. Como también viene siendo tradición.
Estoy como Alejandro Sanz, con el corazón partío, no se si me alegro de haber fallado en mi predicción o si me toca los pies, pero bueno, lo que es, es.
Ayer hice la media maratón. Disfruté de la carrera, me cansé lo normal, pero no sufrí, el tiempo casi 2 horas, con lo que para mi es toda una satisfacción, y un objetivo plenamente cumplido.
Las carreras que han de llegar, la 10 K del 10 de junio, y la Transmontes blancos del 2 de junio. Y con eso ya al veranito y a descansar y a otra cosa mariposa.


Hombre de objetivos, para bien o para mal.
Los indignados vuelven a la calle, pero ya no es un movimiento fresco, se repiten las caras de otras manifestaciones, y algunos reivindican la lucha por la lucha. Una pena, al final las buenas intenciones se quedaron en nada.
Yo también sigo indignado, pero no me siento reflejado en ninguna reivindicación, ni en ninguna representación, más de lo mismo.
En este país sobran políticos, a patadas y cargos pseudo-políticos, igualmente. Mientras no se acometa esa reforma, lo demás es hablar del sexo de los angeles.

lunes, 7 de mayo de 2012

De proyectos, objetivos y kilómetros.

Hay proyectos y proyectos. Objetivos que forman en si mismo un proyecto. Objetivos que se consiguen a base de kilómetros y kilómetros que rompen proyectos.
Parece increible la importancia que adquieren el uso de los diferentes términos y la relevancia de su orden en la consecución de unos y de otros.
Este cartel que traigo a esta entrada, ha sido uno de los objetivos marcados a comienzo de este año 2.012. Incluso un curso que hice de planificación neurolinguistica, por el mes de enero, me ayudó a centrar el objetivo, crear un proyecto y acercarme a él a base de kilómetros.
No ha sido un entrenamiento muy intenso, ni aspiro a hacer una marca competitiva. Sí ha sido un entrenamiento largo en el tiempo y en el planteamiento, de manera que una actividad que me ha ayudado siempre en los momentos más bajos de mi existencia, y que me ha aferrado a la realidad, del esfuerzo y de la recompensa, cuando uno se ha esforzado; se convierta en un proyecto vital que me permita alcanzar esos objetivos que me vaya marcando, en el tiempo y en el espacio.
Este domingo es la prueba, el objetivo a batir. Lo afronto con tranquilidad, con muchos meses de preparación, aunque no haya sido excesivamente exigente, ni los kilómetros extenuantes, pero con la tranquilidad del trabajo bien hecho y de una correcta y  medida planificación. Comenzaré sosegadamente, para ir aumentando en función de como me respondan las piernas y el corazón, la cabeza ya ha vencido.
Después de ésta vendrán al menos dos más, de menor kilometraje, una ya conocida y la otra una novedad: una carrera de montaña.
Yo me siento bien, a gusto conmigo mismo y mis retos. Nos llevamos bien.
Mientras unos proyectos se caen inesperadamente y otros definitivamente los relegamos al abismo de los pecios, otros amanecen plenos, con ilusión, con frescor y con una sonrisa infinita por lo que tiene que llegar.
Allí iremos, con nuestro esfuerzo, con nuestro sudor, con nuestro trabajo, zancada a zancada, paso  a paso, por la vereda que nos haya marcado el destino.
Esta no es más que otra zancada, en la consecución de nuestros anhelos.