miércoles, 29 de febrero de 2012

Zancadas IX

- No se si ya lo he dicho, si así ha sido, me reafirmo: Correr no es terapia, pero es terapéutico. Después de una mañana, donde hubiera saltado al cuello de alquien, el ir a correr una horita a medio día, con ambiente soleado, primaveral, pisando tierra y acompasando mi respiración, encuentras un remanso de paz, además de saber que estás poniendo tu cuerpo en forma y permitiéndote gastar calorías para poder reponer, sin demasiado trauma.

- Estos meses de frío daba yuyu correr, el tiempo no acompañaba, pero eso ya va cambiando, y en mayo está la media maratón, uno de los objetivos marcados para este año 2012, el más novedosos de ellos, el resto son intenciones de permanencia...aquello de virgencita, que me quede como estoy.

- Llevar al cole a los niños es una esperiencia maravillosa, disfruto cada uno de esos días como si fuera el último, ese día llegará, mas mal pronto que tarde.

- He vuelto a echar la primitiva, hacía meses que no lo hacía, con dos millones de euros me conformo, no hay que ser avaricioso, no quiero cambiar sustancialmente mi modo de vida, sí el regalarme todo el tiempo del mundo. Igual cuando tenga tiempo, echo de menos más dinero, pero de momento dame hueco...

- Año bisiesto, dicen que dan suerte, jodo, que sea verdad, porque un poquico no nos vendría mal.
- Una entrada como ésta no podré volverla a hacer, hasta dentro de cuatro años, por aquello del 29 de febrero. Conozco a dos personas que ahora mismo están entrando en la preadolescencia, y son de mi quinta, ventajas de cumplir cada cuatro años.
- Hay hasta un club de bisisestos, incluso dicen que alguno sólo lo celebra efectivamente cada cuatro años, si pudieramos ralentizar también nuestra vida celular sería jauja, yo me apuntaba.

Y por este 29, eso es to-to-to-todo amigos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario