viernes, 20 de mayo de 2011

Indignación.



Eso, la indignación de muchos ciudadados ha hecho que algunas de las plazas de nuestro país aparezcan pobladas de toldos y pancartas de gente desencantada y frustrada.


Ahora, unos y otros intentarán sacara rendimiento político a esta situación. Actitud que en parte ha echado a la calle a la gente. Pero está claro que no tienen remedio, ni uno ni otros.


Este movimiento ha sido una sorpresa, ha pillado a políticos y periodistas en fuera de juego. ¡Bien!


Desde algunos foros y blogs ya se estaba gestando algo del estilo, ya lo indicaba en una entrada anterior.


Los del PSOE cada vez tienen menos vergüenza, ven la iniciativa con cierta sonrisa, ¡Enteraros! ¡Es por vosotros! Que lleváis gobernando siete años con el culo.


La alternativa, tampoco da la talla, una pena, pero desde luego la permanencia del PSOE en el poder es un suicidio colectivo y desde luego un insulto a la dignidad y a la inteligencia.


El ciudadano debería de poder ejercer más presión y control sobre las instituciones y los partidos.


Al final hemos convertido la democracia en una dictadura de partidos, donde el que llega es por medrar y mangonear, mala escuela para los futuros dirigentes.


Renovación de estructuras, de gente, de instituciones.


Ministros y Secretarios de Estado catetos, ignorantes y mediocres. Unos mínimos por favor, para ser conserje hay que tener más formación que alguno de los componentes actuales del ejecutivo.


Más rigor en la legislación, no legislar chorradas.


¿Qué son los consejos de ministros?¿Reuniones de amigotes de a ver quién la dice más gorda?


Normal que la gente esté indignada, yo llevo así años.


¡Bien por la gente!


¡Qué nadie manipule lo espontáneo!


No hay comentarios:

Publicar un comentario