martes, 12 de abril de 2011

Sol de primavera.


Recuerdo perfectamente, y no olvidaré nunca esa sensación; los amaneceres de primavera en Teruel.

Desde la ventana de mi cuarto veía reflejarse el sol en la fachada de un edificio de ladrillos que quedaba a la derecha, lo que era promesa de un cálido y primaveral día.

Al abrir la ventana, llegaba un fresco aroma, entre flores y ozono, tibio. Siempre he echado de menos ese aroma al abrir la ventana en Zaragoza, aquí muchos días te llega el olor que despide una papelera cercana, humos y ruido.

Aquellos despertares se hacían sin ruido de coches, sólo los pájaros trinaban para saludar a la primavera.

41 primaveras en mi haber, he perdido el aroma de mi niñez, la promesa del soleado día y la tranquilidad al despertar.

Ahora todo son prisas, tubos de escape y ajetreo.

O el mundo y la vida han cambiado o yo me he metido en la vorágine de una ciudad y una vida adulta que no entiende de luces y aromas, sino de objetivos, crisis y crispaciones.

Y aún con todo, cada día es un regalo, cada minuto un reto, cada encuentro una aventura.

Hay muchas cosas por hacer, muchos proyectos que llevar a cabo.

Lo de los sueños, cumplidos o no, se lo dejo a aquellos que en abril aún no han quitado el árbol de navidad. Yo prefiero realidades, luchar por lo que uno considera importante y el pragmatismo, que realmente convierte los anhelos en hechos.

A mitad de camino, ya no hay opción de volver hacia atrás, ni ganas, con un gran recorrido por delante, queda elegir bien la senda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario