martes, 29 de marzo de 2011

Curioso.


Es curioso, paradójico incluso.

Conforme alargan los días, la vida se me antoja más corta.

lunes, 28 de marzo de 2011

Peticiones cálidas.


Hay peticiones, que por su naturaleza, por cómo se formulan y quién lo hace, dejan un calorcito en el corazón.


"-Qué bello es esto -se dijo el pequeño.

Y sintió algo extraño que no había sentido nunca. Como un calorcito en el corazón que lo llenaba de una sensación nueva, medio melancólica y triste y medio alegre y risueña. "

Ana María Matute

jueves, 24 de marzo de 2011

La vida es un juego.


He escuchado diferentes definiciones de los que es la vida. Dependiendo de quién las formula, la respuesta está tamizada por el paradigma en que se encuentre esa persona.


La vida es venta...

La vida es sufrimiento...

La vida es una aventura...

La vida es lo más...

La vida es como un toro...

La vida en una Barca, de Calderón de la M...


En fin, múltiples definiciones.


Yo me acuerdo en muchas ocasiones, muchas, de cuando jugaba al Monopoly, la vida, me retrotrae al momento en que salía una carta de SUERTE, o cuando caías en una propiedad contraria, o cuando hacías tus inversiones, acertadas o no, te descapitalizabas e ibas dando vuelta tras vuelta, intentando hacer frente a tus inversiones con "el sueldo", por vuelta.

Sí, definitivamente, el Monopoly ha sido una buena escuela "de vida", las tardes dedicadas a él, no han sido en balde. Ahora encajas las cosas, casi como si levantaras una de aquellas cartas y unas veces viene: "Cobra un pellizco en la primitiva: 89 €" y otras "Infracción de tráfico, paga: 100 €".


Otro de esos juegos, que podían ser una perfecta escuela, es el Texas Holdem, la varianza (la suerte y probabilidad), es caprichosa, pero un buen juego te predispone a estar más cerca del éxito, ahora bien, la última carta puede dar la vuelta a tu mano y de ganador pasar a perdedor y viceversa.

La suerte está ahí, pero tú tomas tus propias decisiones, decides cuando jugar o no tus cartas, jugártela o no, si estás dispuesto a asumir tal o cual riesgo y a veces, la suerte se sienta a tu lado y te acompaña en tu apuesta.

Como decía aquel, la vida te da las cartas, pero tú decides como jugarlas.

¡Menos mal!

martes, 22 de marzo de 2011

Los ladrones de padres

Hace unos días hablaba de un libro de poesía, hacía un análisis exterior, comparándolo con el frío e-book.
Desde el día que lo compré lo tengo en la mesita de noche, y cada cierto tiempo, voy desgranando alguna de la perlas que atesora
Hoy traigo por aquí, uno de los poemas, de mi blog-ídolo Jesús Cota
Me ha emocionado y dado que pensar, días después del día del padre, reflexiono sobre mis ladrones particulares.
Jesús, traer estos versos por aquí, engalanan mi blog.

Los ladrones de padres
Jesús Cotta Lobato (Estación de Cártama, Málaga, 1967)
Los ladrones de padres se disfrazan de tenis,
de trabajo y amigos, de internet y gestiones.
Con las llaves del coche o del despacho en la mano,
el papá dice: " Niños, hoy no iremos al parque.
Tengo mucho trabajo, muchas cosas que hacer.
Quedaos calladitos; poneos una peli".
Cuando os hablo tan serio, queridas hijas mías,
y me pongo muy raro y esquivo vuestros ojos
y no os llevo a las flores, que están deseando veros,
es el ladrón de padres quien me mueve los labios.
Debéis tocar entonces el timbre de los ángeles
y poner en mis manos muchos besos y lágrimas.
Ese ladrón se espanta tan sólo cuando ve
corazones de niñas como rosas abiertas.

lunes, 21 de marzo de 2011

Las cosas claras...

Que me pregunto yo, en el caso de la guerra en Libia, a la que nos hemos apuntado sin ningún tipo de pudor, no como hicieron los malosos del PP,con Iraq, los soldados seguirán la premisa pacifista del ejecutivo, esa de :
"Prefiero morir que matar".
O quizás se lo replantean y será al revés.
Y estaremos en guerra, o será que utilizarán una palabara polisémica, que signifique varias cosas, como ir a merendar al campo o bombardear.
Menos tonterías antes, y ahora se les tomaría más en serio.
Porque LA GUERRA, es una cosa muy seria. Y además con la que está cayendo.
Alguién ha echado un catalizador de desastres, o tiene un pacto con los cuatro jinetes del Apocalipsis.
Y mientras, nosotros preocupados con el aumento de las hipotecas, la llegada de la primavera y otros detalles.

Pérdida de la capacidad del habla, entre otras cosas.


¡Vaya!

Parece que los ínclitos miembros de "la gente de la cultura", de este país, de un tiempo a esta parte, han enmudecido, han perdido su esprítu crítico y de protesta. Parece que están encantados de la situación actual.

Ya no les mueven de sus asientos las revueltas del norte de Africa, ni los terremotos y desgracias ajenas, ni tan siquiera el dilema de nucleares sí o no, están calladitos.
Ni hablar ya de la ley del tabaco, del exceso de velocidad a 110 Km/h, la ampliación de la edad de jubilación, el incremento del paro, etc.

Quizás como debieran haber estado siempre, pero es curioso que con la que está cayendo, tanto dentro como fuera de nuestras frontereas no tienen nada que decir.

Creo que la mayor pérdida de todas las que ha sufrido, es la vergüenza, torera, para más señas.

viernes, 18 de marzo de 2011

Mansedumbre.


Los mansos heredarán la tierra.

Mientras, los llevan en camiones al matadero...

jueves, 17 de marzo de 2011

Orgullo de padre.


Cada vez que me asomo al azul de tu mirada,

cada vez que me hablas de tus sueños y fantasías,

cada vez que miro como te aplicas con la caligrafía o las divisiones,

cada vez que te cascabelea una risa en la boca,

cada vez que te alegras por los demás,

cada vez que aciertas o te equivocas,

y veo como vas creciendo y empieza a esculpirse el hombre que serás.

Cada vez, todas y cada una de ellas,

recuerdo el día que naciste, lo que te pensaste salir y lo feliz que me sentí.

Me convertiste en lo mejor que soy: tu padre.

Dos años después, volví a sentir lo mismo, con mi otro lucero.

Y desde entonces hasta ahora, no pasa un día, ni uno sólo,

que no me que me sienta orgulloso de mis peques y dichoso de tenerlos.

martes, 15 de marzo de 2011

Nuestro tuerto particular.

Foto que he tomado prestada de este blog.


En el comentario de ayer, decía que tras las notica de los ultimos meses parece que a la humanidad le había mirado un tuerto.


Es España tenemos nuestro tuerto particular, que no es otro que Zapatero.


Ayer después de mucho marear la perdiz, anunció, por fin, que no se presentará de nuevo a las selecciones. La bolsa subió, cuando la tendencia mundial, debido a lo de Japón era a la baja. Eso le debería hacer reflexionar, a mi no me muestra nada nuevo.


Bastante tsunami hemos tenido aquí con él, pues después de sus dos legislaturas, ha dejado el solar patrio devastado, como si hubiera pasado realmente un tsunami.
Miles, y digo miles de empresas en quiebra, millones, y digo millones de parados, miles de autónomos sin esperanza, un entramado de cajas y bancos para el desguace, un desastre total.
Rencores desenterrados, corrupción desaforada, falta de credibilidad, ideas felices, restricciones de libertad, prohibiciones por doquier, recorte de ayudas sociales, una nefasta política de exteriores, de emigración, de vivienda...
Zapatero, nuestro tuerto particular.
Tanta felicidad encuentres, como paz dejas aquí.


lunes, 14 de marzo de 2011

Apocalíptico, o a la humanidad le ha mirado un tuerto.


Llevamos más de tres años de crisis económica, cada día, cuando nos asomamos a las noticias, lo que vemos es anuncio de zozobra, recorte de bienestar y de libertades.

Vemos extasiados al norte de Africa convulsionarse y sacudir los cimientos de regímenes impuestos, con daños colaterales como la represión Libia, o la amenaza de Al Qaeda, el acoso a los critianos, con asesinatos incluidos en Egipto.

El terremoto de Chile y el de Haiti.

Ahora el terremoto, acompañado de un enorme tsunami en Japón, como consecuencia una fuga radiactiva, con peligro de que alguno más de los núcleos, entre en fusión y dejen lo de Chernobil en una mera anécdota.

Miles de especies animales aparecen muertas en diferentes lugares, sin explicación. Con una nula repercusión en los medios, ¿alguién está tapando algo?

Esto toma tintes apocalípticos, en el mejor de los casos, podríamos decir que a la humanidad, le ha mirado un tuerto.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Cerrar etapas.


Empecé a practicar karate a los 15. Por mi gusto hubiera empezado antes, pero no me decidí, animado por un compañero que lo hacía, hasta 2º de Bup.

Me vino de maravilla, me ayudó a forjar la personalidad, sobre todo en esa edad tan complicada.

Me abrió horizontes, me hizo disfrutar del ejercicio físico, conocí el esfuerzo, el compañerismo, la recompensa al trabajo bien hecho.

Hasta los 23 años, no dejé de entrenar, y además intensamente.

Aún después de esos años he ido entrenando esporádicamente, muy esporádicamente, pues está claro que el karate forma parte de ese bagaje vital que me acompaña.

En ese periodo, viajé con el karate, participé en competiciones, conocí la derrota y el triunfo. Recibí golpes y halagos, recibí y dí clases.

Asistí a seminarios y asistí a diferentes competiciones, como espectador o como competidor.

Llegué a arbitrar, a montar tatamis, a dar clases de competición...

Estaba completamente centrado en el karate, de vez en cuando practicaba Full Contact o Thai Boxing, pero yo era karateca, hasta la médula.

Pero llegó un día...llegó un día en que me daba más sinsabores que satisfacciones, ya no me apatecía entrenar o sacrificar otros aspectos de mi vida por el karate, y lo dejé.

Lo dejé, así radical, de un día para otro...y la verda no me penó. Me dediqué más a la bicicleta, a jugar a fútbol, cambié las prioridades de mi tiempo de ocio.

El karate me ayudó en su momento, pero había llegado la hora de pasar página.

Hoy, en el libro de mi vida, me dispongo a pasar de nuevo página.

Dejaré de nuevo arrinconada la afición que en los últimos años centraba mis anhelos y dejaré espacio para otras cosas.

La única duda que me viene a la cabeza es :¿Quizás la tendría que haber pasado mucho antes?


martes, 8 de marzo de 2011

Flor del almendro.


Almendros en flor,

comienzos y finales

la vida sigue.

Vidas ajenas.


Vivir vidas ajenas puede ser, mejor dicho, es divertido.

Realidades paralelas.

Ponerte en la piel de un legionario romano, o de un ricohombre de la Corona Aragonesa, o de un paracaidista de la 101, es, sin duda, un aliciente a nuestra descafeinada existencia, donde vamos de la oficina a casa y de casa a la oficina.

Pero estar viviendo una vida ajena, en realidad algo que no es real, un artificio, quizás es lo que resulta descafeinado, por decirlo de manera suave.

Vivir en la impostura, siendo un paracaidista, o un guerrero medieval del siglo XXI, quizás te distraiga de tu verdadera realidad. Y cuando llegue el final, no hayas sido tú, sino una imitación de aquello que fué y que en realidad, nunca llegaste a ser, al final no fuiste ni tan siquiera tú mismo.

Vivir vidas ajenas, ¿impostura o diversión?, he ahí la cuestión.

Si además tu realidad virtual solapa o condiciona la "cruda" realidad, ¿no es también una droga dañina que hay que abandonar?

jueves, 3 de marzo de 2011

Huidizo.

¡Huye canalla!¡Huye!
Vete al Magreg, da lecciones a los tunecinos sobre transición democrática, haz lo que quieras, pero huye.
Abandona España, no vuelvas, dejanos tranquilos, sin tus ocurrencias, ni tonterías, sin tus axfisiantes impuestos, bajada de servicios y atenciones y brindis al sol.
El paro sigue subiendo, de nuevo dices que en el segundo trimestre de este año, las cosas mejorarán y van con éste tres.
La realidad en la calle es que hay cada vez más parados, cada vez más el peso de los impuestos hunden a los trabajadores, los jóvenes se van de este país que no les ofrece futuro ni confianza.
¡Huye so zángano!
Y por cierto llévate al Sebastián , el espabilado ministro de industria. Ahora piensa en un plan renove de neumáticos pues ahorran un no se cuantos por cierto la eficiencia energética, claro, y el ahorro compensa la sustitución de los neumáticos a medio uso, ¿o cuándo tiene previsto la sustitución de éstos?
Memez, tras memez y mientras las empresas se hunde, el paro se dispara y la incertidumbre y el miedo se hacen las dueñas de la situación.
¡Anda que estáis para dar muchas lecciones!