miércoles, 24 de noviembre de 2010

Nivel freático.


Al igual que en algunas obras es desaconsejable profundizar mucho, pues el nivel freático inunda los cimientos y como poco encarece y retrasa el trabajo, a veces, en los sentimientos no es demasiado bueno profundizar, pues corremos el peligro de anegarnos, inundarnos de sensaciones y pensamientos que nos ahogen.
Hablando de inundaciones, este país se hunde, la incompetencia polítíca no es, ni será gratuita. Los recortes timoratos, descreidos, insuficientes.
Yo recorto a los demás, pero no recorto lo mio, ni lo realmente crítico.
Irlanda, pidiendo sea rescatada y a nosotros nos empiezan a salir pecas y el pelo colorado.
Corea del Norte a la gresca, liderada por auténticos chalados, comunistas aferrimos que hacen del régimen una dinastía hereditaria.
Las predicciones más pesimistas se quedan cortas.
La quiebra de un país, la expulsión de la zona euro, espadas de Damocles sobre nuestras cabezas y mientras tanto elecciones catalanas, apellidos por orden alfabético y de nuevo utilizando el término patriotismo como arma arrojadiza.
No nos merecemos esta clase política, pandilleros ignorantes.
País necesita gestor, lider que nos saque de este pozo, de esta quiebra económica y de valores. ¿Alguien se atreve?

No hay comentarios:

Publicar un comentario