sábado, 6 de febrero de 2010

Sin prisa.




No tengo ninguna prisa.



No me planteo ninguna meta,



tan solo hacer el camino contigo.

3 comentarios:

  1. Pues ojalá que el final de ese camino sea el Paraíso...

    Yo sigo esperando un regalo de Reyes...

    Sana envidia.

    ResponderEliminar
  2. Herodoto, no hay que desesperar, si los reyes no lo traen un año, lo hacen al siguiente, y si no Papá Noel, o el conejo de Pascua, pero siempre tenemos que esperar nuestros regalos.
    Efectivamente, hay caminos que en sí mismos son la meta.
    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar