domingo, 28 de febrero de 2010

Sigo corriendo.

Sigo corriendo.
Algunos corren en pos de un sueño, otros por el contrario, lo hacen huyendo de una realidad.
Los hay que corren sin rumbo, pero a toda velocidad sólo por el placer de ir deprisa. Otros con un plano donde está todo perfectamente marcado y señalado.
También por deporte, por rutina, por costumbre, porque no les queda más remedio, por gusto, por resignación, por recomendación médica, por socializarse, por adelgazar, por engordar, para tener sed, para competir, para recordar, para olvidar, como terapia, como fin, como medio...
Yo...yo no lo se, pero sigo corriendo.

3 comentarios:

  1. A mí lo de correr se me da mal. Por eso me pilló Diego en Las Navas de Tolosa y en vez del Miramamolín tuvo a Miraquemamón... Pero sí, de una manera u otra todos acabamos corriendo.

    Por cierto, una pregunta intrigante... Lo del burro de la fotografía ¿qué sentido tiene?

    ResponderEliminar
  2. Curiosidad... No entiendo la presencia de ser tan menguado de entendederas en blog tan lucido e sesudo...

    ResponderEliminar