domingo, 28 de febrero de 2010

Sigo corriendo.

Sigo corriendo.
Algunos corren en pos de un sueño, otros por el contrario, lo hacen huyendo de una realidad.
Los hay que corren sin rumbo, pero a toda velocidad sólo por el placer de ir deprisa. Otros con un plano donde está todo perfectamente marcado y señalado.
También por deporte, por rutina, por costumbre, porque no les queda más remedio, por gusto, por resignación, por recomendación médica, por socializarse, por adelgazar, por engordar, para tener sed, para competir, para recordar, para olvidar, como terapia, como fin, como medio...
Yo...yo no lo se, pero sigo corriendo.

miércoles, 24 de febrero de 2010

Regresión en el tiempo.


¡Qué duro volver del siglo XIII!

Volver de un lugar lleno de damas, caballeros, juglares, con comida y bebida por doquier. A otro donde existe una crisis galopante, una desfachatez increible de los que no nos gobiernan, pero cobran por hacerlo.
Sindicatos que protestan sólo por vergüenza, después de haber tragado lo intragable, y sólo de cara a la galería.
Los concursales de las empresas de todos los sectores.
La falta de rumbo claro.
La perspectiva de que todo puede ir a peor.
Niño Becerra apocalíptico.
En fin, que qué bien estaba yo en el XIII... de Boda.

jueves, 18 de febrero de 2010

Reflexión mañanera.

Comentando las más recientes noticias financieras y económicas de nuestro entorno más cercano, me quedo con la reflexión de un compañero:

"Así es la vida, un día eres rey y otro payaso..."

Ni el mismo Shakespeare le daría más significado a una frase.

domingo, 14 de febrero de 2010

Tiempo de políticos.

En octubre del 2008, el sistema financiero español estuvo al borde del colapso, sólo una rápida intervención del gobierno evitó un desastre, quién sabe, si irreversible.
Debido a esta situación, y a las que la causaron como fueron factores externos, las tan cacareadas hipotecas basura, las puferas sociedades de inversión, etc... fue corriente ver en los medios de comunicación a numerosos políticos del suelo patrio, indicar que los políticos solucionarían la stuación, en la que nos habían metido los banqueros y los economistas.
Otros gritaban que el libre mercado, el capitalismo atroz, los empresarios, la economía, debían de desaparecer haciendo mutis por el foro y dejar paso a aquellos a los que correspondía por natura, o por designio divino, ocupar esa posición, que no eran otros que los políticos.
Es decir despues de unas cuantas décadas demostrando su caracter mediocre y cainita, hora la clase política se iba a erigir en la salvadora del mundo, de nuestras macros y micros economías.
Proclamaban: "¡ES LA HORA DE LOS POLÍTICOS!".
Estadistas, ensayistas, electoralistas, todos se subían al carro, de que los políticos pondrían a todos los profesionales en su sitio y que ellos, que se han encargado toda su vida de vivir del mercadeo de humo, serían los que dirigirían a buen puerto esta nave que hacía aguas.
¡BIEN!
Ya ha llovido desde entonces, ¿donde está esa clase política que lo iba a arreglar todo, todo, todo...?
¿Donde están las soluciones, donde las perspectivas reales de reactivación, donde el nuevo orden mundial?
Como dijo en su día Zola...
Yo acuso:
Yo acuso a esta clase política de defender la oligarquía más absurda que haya conocido la humanidad.
Yo acuso a esta clase política de su ignorancia y mediocridad.
Yo acuso a esta clase política de su falta de conocimiento de la realidad.
Yo acuso a esta clase política de defender su pesebre por encima de los intereses generales.
Yo acuso a esta clase política de enaltecer la sinvergüenzonería, el tráfico de influencias y la mordida más rastrera.
Yo acuso a esta clase política de ser endogámica, sin más miras que un puesto en el partido o en el gobierno, caiga quien caiga y cueste lo que cueste.
Yo acuso a esta clase política de falta de ideas, de ambición, de voluntad, de honradez, de ganas de trabajar.
Yo acuso a esta clase política de mentir, de engañar, de vivir en el embuste, antes que reconocer sus errores.
Yo os acuso por incapaces.
Quizá es el momento de decir que el tiempo de los políticos ha pasado, son dinosaurios en extinción, que vengan profesionales, emprendedores, creadores, gestores, personas con ganas de trabajar que no saquen de esta situación y asienten las bases sobre las que podamos crecer.
Mientras tanto, políticos, yo os acuso...

sábado, 13 de febrero de 2010

TACHIIIIIIIIINNNNNNNN...PLOFFFF!


Hace un tiempo Lerele Tachín, anunciaba a bombo y platillo un contubernio a nivel interplanetario.

Todas las galaxias conocidas y aun, las desconocidas, acudirían expectantes a una reunión en la cumbre, donde se decidiría el destino de la humanidad y de todos los estilos de vida existentes, no solo los procedentes de la química del carbono.

El paroxismo del anuncio no tuvo límites, su relevancia, su trascendencia, tachiiiin, tachiiiin, ¡qué importantes somos!¡Que preclaros!¡Que pozos de sabiduría!

Bien, pues Lerele, cagola o cagolo (como quieran ustedes decir), ni cumbre interplanetaria, ni nada de nada. El primer espada de semejante despiporre, el novelizado Obama, ya ha dicho que no piensa venir. Pensará, con buen criterio,que tiene mejores cosas que hacer que verle la cara de bobo a Zp.

Así que Lerele, Zp, inútiles todos, saquen otro conejo de la chistera, hagan otro fuego de artificio, pan y circo, porque éste ha acabado en fiasco, lo que tampoco sorprende ya.

¿Elecciones anticipadas?...No caerá esa breva, pero mientras tanto, desnortados, parados, arruinados, asustados, desencantados...ados,...ados...ados...ASQUEADOS.
Por cierto, también llevan un año diciendo que hemos tocado fondo, y mientras tanto seguimos en caída libre, parece la fosa de las Marianas, no se ve el final.

sábado, 6 de febrero de 2010

Sin prisa.




No tengo ninguna prisa.



No me planteo ninguna meta,



tan solo hacer el camino contigo.

jueves, 4 de febrero de 2010

lunes, 1 de febrero de 2010

Jubilación a los 67 años.

En su día escribí una entrada sobre la jubilación , decía que quería jubilarme a los 65, si no era posible antes.
Bueno, menos de un año de esa entrada y la magnífica gestión de la crisis de Zapatero, además de darnos una magnífica imágen exterior, como se está pudiendo comprobar en la poética presidencia española de la Unión Europea, ya nos pone en el brete de jubilarnos a los 67 años.
Después de ver como se malgastan nuestros dineros, cómo se manipula la información, cómo se falsean los datos, cómo vamos directos al desastre sin que los que gobiernan esta desarbolada nave hagan nada para cambiar el rumbo...¡AHORA!, los mediocres ignorantes con sueldos vitalicios que nos gobiernan, nos dicen que no nos podremos jubilar antes de los 67 años, y eso si todo va bien y no acaban de cagarla (con perdón), que camino llevan.
Zparo, es usted un auténtico azote, pero no de los oligarcas, ni de los banqueros, ni de los delincuentes, sino de los padres de familia, de las amas de casa, de los humildes trabajadores, de los esforzados empresarios, de los honrados jueces, de la gente íntegra y con sentido común que ven como un gobierno desnortado, demagógico y melifluo machaca las realidades de los españoles con vanas y vacías promesas sobre economías sostenibles, alianzas de civilizaciones y demás patrañas.
Menuda cruz tenemos con usted.
Ahora bien, a la oposición y los sindicatos, ¡ya les vale! Consienten, dando vueltas en la misma rueda que nos lleva al precipicio.
Ya nos deseaba buena suerte Zapatero cuando debatía con Rajoy, ya sabía el jodío donde nos iba a llevar.