martes, 5 de enero de 2010

Noche de Reyes Magos, noche mágica.

Aquella casa donde hoy haya un niño, hoy hay magia. Pero además de la de verdad, de la hecha de sueños e ilusiones, de fantasía y amor.
Los niños además nos recuerdan que hay seres mágicos y que lo extraordinario es posible.
Este año yo no he escrito para mí, lo que yo quiero, ya nunca me lo traerán.
Eso sí, lo he hecho, para los demás. No me extenderé en lo pedido, pero desde luego sí que quiero que las expectativas e ilusiones de los que me rodean se cumplan.
Felices Reyes.

3 comentarios: