domingo, 31 de enero de 2010

El piloto.




Una luz a lo lejos.
Una esperanza de vida, de tierra firme y de sueños secos.
Los marineros se aferrán a su fe, como se aferrarían a un hierro rusiente antes de ser engullidos por el mar.
El piloto maneja con mano firme el timón, sin perder de vista ese anhelo brillante.

El barco se estremece y agita, el agua barre la cubierta mientras el aire golpea el rostro de los asustados tripulantes.

Se entona una Salve, rezada con fervor, con pasión, con desesperación.

Algo cruje bajo sus pies, las caras se contraen en un rictus de terror...¡el barco se hunde!
La luz tilila levemente, el piloto sigue mirándola, allí están sus hijos, su casa, su vida, mantiene firme el rumbo, no están lejos, pueden llegar...

Las olas rompen cruelmente en la proa de la frágil nave, los marineros miran al piloto, ven su decisión, su firme mirada, vuelven a sus rezos, echarse a la mar es caer directamente en manos de la muerte, esperarán pues también su destino, están en manos del piloto, de la Virgen y Dios.

Los segundos pasan lentamente, los rezos amortiguan el ruido de las bombas de achique, tienen que aguantar.
Una nueva sacudida, un nuevo crujido y las bombas no pueden con el agua que entra, el motor falla...es el fin, la distancia es insalvable, todos lo saben, ¿todos?

El piloto sigue agarrado al timón, sus compañeros le gritan, le golpean, el sólo ve la luz, y en la luz una mirada, profunda como el mar que le rodea, y un rostro, un rostro que le sonríe y le dice:

─Estás en casa marinero.



Soy de Teruel...

Pue sí, yo soy de Teruel, y éste también.

Muy buen vídeo, estos de Oregón son la monda.

martes, 26 de enero de 2010

La leche que le dieron a Murphy.

Seguro que muchos de vosotros conocéis las leyes de Murphy, inmutables, mutables y algunas insufribles.

Aquella de:
"La probabilidad de que la tostada caiga del lado de la mantequilla, es directamente proporcional al valor de la alfombra sobre la que cáe".

Es posiblemente de las más conocidas.

A mi me tiene completamente frito una por su exactitud, es la siguiente:

"Toda situación, por mala que parezca, es susceptible de empeorar."



Por desgracia, es rematadamente cierta, hoy le han dado una nueva vuelta de rosca a mi existencia, me quedaré con el acerbo popular y aquello de:



"Dios aprieta, pero no ahoga."

Bueno, bueno...esta entrada se tenía que haber publicado ayer, pero a mitad de la redacción me salió un pantallazo azul y me interrumpió la conexión, tuve que apagar el ordenador y hasta hoy.
¿Casualidad?...¡No lo creo!
Murphy...mamón!!

miércoles, 20 de enero de 2010

Flema británica.


Yo siempre he admirado la conocida como "flema británica".

He admirado las personas que son capaces de controlar sus emociones y mostarse siempre distantes y fríos sin que les exaspere ninguna situación, sin que le saquen de sus casilla y sin que pierdan los nervios. Supongo que muchos llevarán la procesión por dentro, así que aún son más admirables aquellos, que incluso en su interior se toman las cosas con esa "flema", lo que indicará un perfecto control de sus emociones y una estabilidad y continuidad en su estado de ánimo.

Existe una anécdota precisamente de esta conocida flema británica.

Un armador inglés, durante la II Guerra Mundial, había fletado un mercante de unas cuantas miles de toneladas y en el que había invertido una buena parte de su capital.

Un viernes, cuando se disponía a abandonar su oficina, recibió un telegrama, que le contaba que su mercante, con las miles de toneladas de mercancía que transportaba, estaba en ese momento en el fondo del océano, debido a la habilidad de un submarino alemán.

El hombre leyó el telegrama y con parsimonia lo dobló e introdujo en el bolsillo de su gabardina, miró a su secretaria y le dijo:


—Vaya disgusto me voy a dar el lunes. No dejaré que este incidente estropee mi fin se semana.

lunes, 11 de enero de 2010

Curas.

Dicen que el tiempo todo lo cura, pero...¿quién o qué cura al tiempo?
Y sobre todo...¿quién o qué nos cura de él?
Me tomaré mi tiempo para reflexionar...

viernes, 8 de enero de 2010

Profundos

Hay gente tan profunda, que no debería de tratarse si no es con un socorrista cerca.
Hay gente tan superficial, que lo más profundo es su piel.
Hay gente tan egocéntrica, que está encantada de conocerse.
Hay gente tan auténtica, que los demás parecen de pega.
Hay gente tan egoísta, que sólo entienden el mundo si éste gravita a su alrededor.
Hay gente tan sofisticada, que los demás parecen unos simples.
Hay gente que mientras otros duermen, ellos sueñan...

jueves, 7 de enero de 2010

Desatinos.

Hay que ver al nivel de desvergüenza que pueden llegar algunos.
Cómo se puede negar algo que es evidente.
Cuando alguien miente como norma, el horizonte de la verdad lo tiene tan lejos, que renuncia por siempre a él.
Han abierto la veda al español, por los pingües beneficios que reportan y ahora lo arreglarán como nos tienen acotumbrados, con una campaña de comunicación, donde todo parecido con la realidad es mera coincidencia.
Ahora se despacha a gusto, "no pagamos rescates", dice el desatinado.
A veces uno está más guapo callado, aunque sólo sea por respeto.
Por cierto, la amenaza islámica hubo un tiempo en que sólo era porque estábamos en Irak, la alianza de civilizaciones, invento de ZP, nos iba a hacer amigos de todo el mundo. ¿Cuándo cambiaron las cosas?

miércoles, 6 de enero de 2010

Queridos Magos.

Queridos Magos:
No sabía como empezar esta carta, no querría dar la lata.
¡Ja! Yo, dar la lata, el hombre de hojalata, que gracioso.
Pero bueno, al final mi amigo el León, que por fin encontró su valor, me ha animado a hacerlo, así que ahí van esas líneas.
Esta mañana, al lado de mis botas de lata, he encontrado una pequeña nevera, envuelta en papel de celofán.
Se que os escribí una carta y sé lo que os pedí, pero también pensaba que no me lo traeríais. Pero al retirar el papel allí estaba, latía y al tacto resultaba tibio, mi corazón, ese que me permitirá sentir...de nuevo, aquel que me entregó Oz, cuando acompañamos a Dorotea, lo rompí.
Bueno, yo no, me lo rompieron. No sabía que era tan fácil que te rompieran el corazón, si lo hubiera sabido, y lo que dolía, quizás nunca lo habría ido a buscar. Sin embargo, en otras ocasiones, cuando sentías esa plenitud, ese calor y ese cosquilleo y amabas y te sentías amado pensabas que nunca más completo, nunca más realizado que con esa bomba latente.
Bien, he tenido diferentes experiencias: de no tener corazón, de tenerlo y llenarlo, disfrutando de su calor, pero también de que doliese y se rompiera.
Después de unos meses de tener mi pecho de metal hueco, pensé que merecía la pena volver a sentir un corazón latiendo en mi interior, a pesar de las posibles experiencias dolorosas, merece la pena volver a sentir el calor del cariño, de la pasión, de la ilusión, de la entrega y volver a sentir esas sensaciones.
Así que por eso esta carta, para agradeceros este regalo, prometo cuidarlo, y cómo no, disfrutarlo, volverlo a llenar, con muchas de las cosas que tenía en el roto, dejar otras y preparar hueco para lo que tenga que venir.
El roto, por fin, lo tiraré y sacaré de él, solo aquello que siga vivo, lo muerto, irá a la basura con los trozos, ya inservibles.
Lo dicho, agradecido por partida doble, primero por el nuevo y lo segundo por hacerme ver que no merece la pena conservar los trozos de algo roto.
Gracias Magos, por cierto, el espantapajaros, me ha dicho que no ha recibido su nuevo cerebro, el suyo lo perdió hace meses, pero que ya no os molestéis, que de momento no lo echa de menos
Por lo visto está de asesor de un tal Jose Luis Rodriguez, y que allí no suelen utilizarlo...

Regalos.

La vida es un regalo, precioso.
Los niños son un regalo.
Nuestros padres son un regalo.
Nuestra familia es un regalo.
Los amigos son un regalo.
Y además hoy, había que ver las bolsas de ellos yendo de un lado a otro, con niños felices a su lado, y no tan niños.
A todos aquellos que han recibido un regalo, que tienen un regalo, que reconocen un regalo:
¡Disfrutazlo!!

martes, 5 de enero de 2010

Noche de Reyes Magos, noche mágica.

Aquella casa donde hoy haya un niño, hoy hay magia. Pero además de la de verdad, de la hecha de sueños e ilusiones, de fantasía y amor.
Los niños además nos recuerdan que hay seres mágicos y que lo extraordinario es posible.
Este año yo no he escrito para mí, lo que yo quiero, ya nunca me lo traerán.
Eso sí, lo he hecho, para los demás. No me extenderé en lo pedido, pero desde luego sí que quiero que las expectativas e ilusiones de los que me rodean se cumplan.
Felices Reyes.

sábado, 2 de enero de 2010

Nieve.






Pocas cosas más baratas, composición: agua, H2O; pero como pocas tan divertida.



Esta mañana hemos estado en Javalambre y con "esbariza-culos" y ganas de divertirnos lo hemos pasado estupendamente.



Para rematar el día, un asiático, comer con palillos, cosas rarunas, pero también divertidas.



El año empieza de manera entretenida y diversa, que siga así.



No solo comenzamos año, sino década y haré uso del manido, tópico y típico: "hoy es el primer día del resto de tu vida", así que a disfrutarlo.



Con nieve, naturaleza, montañas, deporte, lectura, aficiones...seguiremos haciendo el camino, seguiremos caminando y disfrutando.



Deseo de todo corazón que el año que entra sea mejor que el anterior, que la década que entre sea mejor que la anterior, y que a pesar de ser más mayores, seamos también más sabios y sepamos encontrar la felicidad en las cosas que nos rodean, los acontecimientos que nos sucedan y los logros que consigamos.



Que disfrutemos de la compañía de los amigos, de la familia, de una buena copa de vino o de una fresca cerveza.



Como decía Julio Iglesias: "me conformo con nada, con todo y con más".



Según venga la vida aquí nos encontrará.



Y este año, para mí...lo ignoto.