miércoles, 9 de diciembre de 2009

Indiferencia.

¿Cómo fingir que no nos afecta?

¿Cómo no sentir lo que nos duele?

Si el amor lo es todo. ¿Qué hacer cuando todo lo pierdes?

Mirar hacia adelante, con indiferencia, amnesia del pasado y esperanza en el futuro.

Al fin y al cabo, el dicho reza, que tanto el hombre que ha tenido éxito, como el que ha fracasado, se hayan en el mismo estadio: decidir cuál será el próximo paso que deben dar.

5 comentarios:

  1. Aún lamento no haberme atrevido a preguntar cuando pude, en la intimidad de una lumbre... Pero, aún así, ya sabes. Los amigos están tanto en los silencios como en las palabras.

    ResponderEliminar
  2. Poema en el fondo, y casi en la forma.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Gracias Herodoto, muchas veces basta con estar ahí.
    Gracias por el comentario Capitán, la poesía no es lo mío.

    ResponderEliminar
  4. Pero a mí no se me da del todo mal...

    Dejándose llevar por esta vida
    hundiendo los pesares en un pozo
    aún puede el amigo hallar el gozo
    meciéndose en la mano que le anima...

    ResponderEliminar