jueves, 24 de diciembre de 2009

Encuentros II

No hace muchos días, me encontré por la calle con Adán.
Efectivamente, el Adan que la teoría Creacionista, define como uno de nuestros primeros padres, que ya sabéis que a la sazón eran Eva y Adán, y todo el lío ese de la manzana y la serpiente, está en el Génesis, así que si tenéis que refrescar la memoria echarle una ojeada.
Bueno, a lo que iba, me lo encontré, venía paseando en dirección contraria a la mía, casi no lo reconozco, los cuadros no le hacen justicia, parece más bajo y gordito en vivo.
Le saludé y nos paramos un rato a charla. El hombre está ya mayor, de hecho me contó que está mirando de prejubilarse, ya le toca, que desde que le expulsaron del Paraiso, y le lanzaron aquella maldición bíblica, el hombre ha tenido que trabajar de pistón y todo por un bocadito de nada, y es que Eva insistío, cualquiera le dice que no a la parienta.
Aún se acuerda de lo bien que vivían, todo pagado, sin gastos de ropa, calorcito, vamos El Paraíso, con mayúsculas. Pero tenía que venir la serpiente y liarlo todo, luego que si tú, no que si tú, en fin, expulsados.
Además está el tema de los chavales, Abel ha salido noblote y majo, pero el otro, ¡Uy! el otro, no se, no se como acabará, pero Cain lleva de cráneo a los padres, no pueden con él.
Aún así, al hombre se le ve bien, contento al fin y al cabo me comentaba que Eva ha estado con él todo el tiempo, que han pasado fatigas y penurias, pero han estado juntos y que su progenie dejará huella de su paso por aquí. Me dice que lo que hubiera sido realmente jodido hubiera sido que a él lo hubieran expulsado del Paraiso y Eva se hubiera quedado allí, con su serpiente y su manzana y luego lío con Abel y Caín, que si un fin de semana en el Eden y otro en el mundo cruel y así sucesivamente,... pues eso, que eso sí que hubiera sido jodido...

4 comentarios:

  1. Y que lo digas, hijo mío... A Caín lo tengo yo ahora en segundo de ESO y es de la piel de la serpiente, no veas el mal que da. Y es que lo de ser expulsado del Paraíso lo llevó muy mal, se dió al trapicheo con marihuana y es un caso perdido. Incluso tiene amenazado al pobre Abel, su hermano, que dice no sé qué de que le quiere partir la cabeza con una quijada de burro, que ya hace falta ser animal... Y raro, porque no habrá otra cosa para partiorle la cabeza a alguien, digo yo...

    En fin, oye, que una pena...

    ResponderEliminar
  2. ¿No será como lo cuentas?...lo de la quijada, digo.

    ResponderEliminar
  3. Hombre, tiene amenazado a un chaval de 2º A y le han puesto una denuncia por acoso. Lo de la quijada no creo, pero desde luego está acojonando a todo el instituto, el pobre pirao... Tenemos que vigilarlo entre clase y clase para que no se acerque a su víctima. Que, dicho sea de paso, ha decidido que no piensa volver al instituto mientras esté ese energúmeno con nosotros.

    ResponderEliminar