miércoles, 4 de noviembre de 2009

Peter no crezcas.



No crezcas Peter, no crezcas.
¿Para qué?
¿Para llenarte de responsabilidades y de cargas?
¿Para ver la mayor de las veces el lado gris de las cosas, los dobles sentidos, la lectura entre líneas?
No Peter, no crezcas.
Es curioso, el actor que suele encarnar el personaje del padre, es el que hace también el de Garfio. ¿Por qué?
Eso tiene una simbología oculta, quizás es que los adultos son capaces de comportarse como amantes padres y amables esposos, y a la vez convertirse o comportarse como piratas.
O quizás es que los padres son los que estiran de su hijos para separarlos de la infancia y que entren en el denominado: "mundo de los mayores".
Puede que ni lo uno ni lo otro, sino quizá todo lo contrario.
Mientras tanto Peter, no crezcas.
¿Y dónde está tu padre?¿Dónde lo dejaste?¿Quizás él fuera realmente feliz de ver la inocencia de niño en tus ojos?¿O quizás es Garfio y por eso a pesar de vuestras peleas y combates, él te deja marchar, o se deja ganar, esperando que un día te decidas a volver y convertirte en capitán de los piratas o en su lugateniente?
¿Quizás por eso te marchaste?¿O por eso decidiste no crecer, porque alguién ya había pensado lo que debías ser tú de mayor?
¿Y Peter, realmente, tenemos capacidad de decidir lo que seremos de mayor?
No se Peter, por si acaso y mientras las cosas se aclaren, no crezcas.

2 comentarios:

  1. Peter, crece, cuando tú tengas las responsabilidades tus padres las cederán, crece rápido, crece, ¿o tal vez no?

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, visto por ahí, si no, no habría relevo generacional.
    Peter haz lo que quieras, debas o creas. Nosotros ya hemos crecido.

    ResponderEliminar