miércoles, 28 de octubre de 2009

...que veinte años no es nada...

Tengo de to...



Hace unos días en el blog de Capitán, había una interesante entrada sobre las diferentes líneas editoriales de los blogs.
Fue una muy buena entrada, como tantas (por no decir todas,sería muy empalagoso), de ese blog, y realmente, me pareció una clara invitación, para refexionar sobre la posible línea editorial, que puedes llegar a seguir.
Con el de Jesús Fidelis, lo tengo claro, empezó con aficiones y ha evolucionado hacia la recreación, eventos, investigaciones, historia, tradición militar, y cosas del estilo, podría afirmar quese define claramente esa línea editorial.
Pero en este de Retolicas, no se a que carta quedarme, como dice esa simpática tonadilla popular:
"Tengo gambas, tengo choquitos, tengo de toooo...".
Pues lo mismo me pasa a mí. Repasando las entradas, encontramos auténticas tonterías, citas sesudas y citas absurdas. Pensamientos fugaces y pensamientos pesados. Optimísmo y desasosiego, poesía y dudas, libros, vídeos, ... en fin, un cajón de sastre, donde todo tiene cabida y que acaba siendo el escaparate de lo que vemos, vivimos, pensamos o imaginamos.
Como decía Emilio Aragón: "Siga la línea".

martes, 27 de octubre de 2009

Afganistán.

Llevo días que me ronda una entrada sobre Afganistán, pero no me decido a ponerla, por ser un tema complejo, con muchas aristas, por respeto a nuestra gente que está allí, por complejidad (¿ya lo he dicho), por corrección política...¿por prudencia?

Al margen de los temas tácticos de la "misión", donde son evidentes las carencias de los protocolos de enfrentamiento, la carencia de medios, donde muchas veces se hacen las cosas por el empeño de las personas, más que por los materiales aportados, etc. O de los estratégicos, está el tema que nos preguntamos la gente "de a pie": ¿Por qué estamos allí?¿Qué se nos ha perdido a nosotros?¿...?

A parte de las dádivas del gobierno de Zapatero, que intenta enjuagar otros errores de la política exterior, poniendo "toda la carne", en el asador de Afganistán, existe un tema del que no acabamos de ser conscientes, ni nosotros (ciudadanos normales), ni parece que muchos gobiernos y dirigentes, del llamado mundo occidental. Algo que trasciende nuestra realidad actual.

Lo dicho, sin entrar en historias concretas, realidades cotidianas o tragedias diarias, lo que es Afganistán, es clarísimamente un campo de batalla, donde los actores inmediatos son los insurgentes, talibanes, terroristas y las tropas internacionales y del propio país que intentan controlar lo que está fuera de su control, aderezado por señores del opio, por asilos cercanos donde se refugian las milicias de Alqaeda, etc.

Pero en el trasfondo de todo ésto, de lo que se trata realmente, es de la lucha entre dos civilizaciones, entre dos conceptos diferentes de ver el mundo, entre dos realidades antagónicas.

Allí se está dirimiento el futuro de nuestro mundo occidental, presionado y amenazado por el más radical integrismo islámico.

Las normas de este conflicto son duras, por lo que se ve inasumibles por el lado occidental, nada de daños colaterales, nada de perder la sensación de control, nada de que trascienda la sangre y las vísceras a nuestros confortables hogares con televisiones de plasma y aire acondicionado.

Pero la otra parte no conoce estas suavidades, alguno de los ingredientes de este pastel, llevan décadas en guerra, su mayor honor es inmolarse en nombre de Alá y de la promesa de un paraiso, del que los occidentales disfutamos en vida.

Afganistán es la trinchera donde se combate por el futuro de lo que será la concepción del mundo en el próximo siglo, o quien sabe sino antes.
Si Afganistán cae, la guerra se trasladará a otro escenario, cada vez más cercano al felpudo de bienvenida de nuestra casa, cuando la batalla se libre en nuestro terreno, ya no habrá solución.

lunes, 19 de octubre de 2009

Molinos vs Gigantes.



Bucles temporales.
Castillos en el aire.
Series irreales.
Soñadores impenitentes.
"Mire vuestra merced que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento, hacen andar la piedra del molino."
Aún así Don Quijote azuzó a Rocinante y cargó contra los molinos.
Locura, genialidad, ensoñación...
Y Sancho aguantando...

domingo, 18 de octubre de 2009

Queridos Corintios:



I Corintios 12, 31; 13, 1-13

Hermanos:

Anhelen los carismas más valiosos. Y todavía les voy a mostrar un camino más excelente. Aunque hablara las lenguas de los hombres y de los ángeles,

si no tengo amor, soy como campana que suena o platillo que retumba.

Y aunque tuviera el don de hablar de parte de Dios y conociera todos los misterios y toda la ciencia; y aunque mi fe fuera tan grande como para trasladar las montañas,

si no tengo amor, nada soy.

Y aunque repartiera todos mis bienes a los pobres y entregara mi cuerpo a las llamas,

si no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es paciente y bondadoso; no tiene envidia, ni orgullo, ni arrogancia.

No es grosero, ni egoísta, no se irrita ni es rencoroso; no se alegra de la injusticia;

sino que encuentra su alegría en la verdad.

Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

El amor nunca pasará.

Terminará el don de hablar de parte de Dios, cesará el don de expresarse en un lenguaje misterioso y desaparecerá también el don del conocimiento profundo.

Porque ahora conocemos de modo imperfecto, lo mismo que es imperfecta nuestra capacidad de hablar de parte de Dios; pero cuando venga lo perfecto, desaparecerá lo imperfecto.

Cuando yo era niño, hablaba como niño, razonaba como niño;

al hacerme hombre, he dejado las cosas de niño.

Ahora vemos por medio de un espejo y oscuramente;

pero un día conoceré como Dios mismo me conoce.

Ahora permanecen estas tres cosas: la fe, la esperanza, el amor;

pero la más excelente de todas es el amor.

sábado, 17 de octubre de 2009

Sí al derecho a la vida de los no-natos.


Yo no he ido a la manifestación de Madrid, pero desde aquí también levanto mi voz, para pedir el derecho a la vida de los niños que todavía no han nacido.

Existen otras soluciones, la mayor la responsabilidad.

No tienen porque pagar el desastre de la educación sexual, o la falta de responsabilidad, los niños no nacidos.

Lo que...


Lo que fue, se fué.
Lo que vendrá, pura incógnita.
Lo que se queda es el dolor.
Los recuerdos, se vuelven irreales, por lo visto lo que vivimos no era cierto, al menos del todo.
La confianza, ¿eso qué es lo que?

viernes, 16 de octubre de 2009

No Haiku saltar.



El horizonte,
al borde del abismo,
no se ve claro.

Perogrulladas, algunas más.

En su día empecé una entrada denominada perogrulladas, pero no he seguido con ellas.
Las retomo por aquí:

- La mujer africana, lo que tiene es, que es de otro continente.
- La mayoría de nuestras importaciones, provienen de fuera de nuestras fronteras.
- Tiger Woods, decía que cuanto más tiempo pasaba practicando, tanto más mejoraba su suerte en los golpes.
- A los quince días justo de su nacimiento, un niño ya tiene medio mes.

Esta es filosófica:

- Todo camino, por largo que sea, comienza por un primer paso.

lunes, 12 de octubre de 2009

Iñaki Gavilondo.


No me puedo creer lo que estoy escuchando, una perorata, típica de los comunistas patrios, de los ochenta a favor de la desaparición de los ejércitos convencionales.
Con la que está cayendo, hay que tener mucha cachaza para decir ésto.
Aunque en algo sí puede que tenga razón, un ejército grande, sin medios, ni presupuestos suficientes, es una maquinaria obsoleta, no por la naturaleza de la propia máquina, o del desempeño de la misma, sino porque no está operativa.
Pero de ahí, a aceptar el discursos gaga, antimilitarista, de este señor, dista un mundo.
El problema es que no es politicamente correcto y menos en época de crisis, no reducir los presupuestos de defensa, el manido grito de los verdes-pacifistas-marxistas: "Menos tanques y más escuelas"...totalmente correcto, sino fuera porque en algunos sitios, la existencia de las escuelas sólo se entiende con la vigilancia de los tanques, penoso pero real.
Siempre hay alguno que quiere llamar la atención, vale, nos acordamos de tí, pero haznos un favor cambia de discursito demagógico, este está muy visto y demostrado que no es aplicable a la triste realidad.

Diferente...


...y desde aquel día, decidió que quería ser una persona diferente de lo que hasta entonces había sido.
Tomo sus cosas y se puso a caminar, una camisa y un pantalón vaquero.
¿Dónde irá?

miércoles, 7 de octubre de 2009

Paradojas.


¡Ah paradojas de la vida!

Aquellos nacionalistas, que se quejaban amargamente de que el ejército ocupaba su territorio, ahora se quejan, también con amargura, de que ese mismo ejército no ocupe los barcos bacaladeros.

"Cosas veredes amigo Sancho... "

martes, 6 de octubre de 2009

Tecnología.




Mi escaner, no me "escaniza".


Mi Hakar-Pakar, no imprime, ¿o es impresión mía?


El fax me devuelve irremisiblemente las hojas.


El Ipod ya no me canta las mañanitas.


El móvil, me comunica y me incomunica.


La banda ancha, se hace la estrecha.


El recorte de I+D+I, los tiene en pie de guerra.


Un día las máquinas tecnológicas, se revelarán, para entonces será tarde para hacernos a otro estilo de vida.

lunes, 5 de octubre de 2009

Lo ignoto.



Clark era policía, de los casacas rojas, de la Real Policía Montada del Canadá.
Ese día había decidido dejar una carrera prometedora, un ascenso inminente y una granjera pelirroja, deseosa de criar una extensa prole.
Atrás quedarían las pequeñas pinceladas de civilización, de orden, de rancia tradición.
Preparaba su trineo y a sus queridos perros. Esta vez no buscaría a ningún prófugo de la justicia, ni a ningún delincuente, simplemente se adentraría en el blanco horizonte.
Quería dejar su huella, allí donde nunca antes otros pies hollaron la nieve virgen.
No sabía que se encontraría, ni que le estaba esperando, sólo sabía que iría siempre al norte, a lo inexplorado.
Siempre le habían gustado los perros, se tenía por un buen musher.
Estaba demostrada lo valiosa que era la utilización de los perros en las regiones Árticas.
Sin ellos no hubiera sido posible desplazarse por territorios donde había medias de -30ºC y ventiscas que duraban semanas llegando a superar distancias superiores a los 2800 Km.
¿Qué buscaba?¿Donde pretendía llegar?
Sólo sabía que se enfrentaba a los desconocido, como desconocidos eran para él otras muchas cosas, experiencias, sentimientos. Pero estaba decidido... cada paso sería un descubrimiento, cada metro una novedad, cada día una conquista, estaría en el camino de la aventura...y al final...lo ignoto.
Quizás para eso, no hacía falta comenzar ningún viaje.