lunes, 28 de septiembre de 2009

Septiembre de 2009.


El mes de septiembre se va.

Como otros septiembres, vino con ilusiones renovadas, intenciones y comienzos.

Le seguirá octubre, rutinario y algo plomizo.

Este septiembre se irá y con él algo nuestro, quizás algunas de esas intenciones, o quizás algunos comienzos.

Llegará octubre y nos encontraremos un mes más, las intenciones ya lejanas y más viejos.

Mi padre siempre dice que los años terminados en nueve no traen nada bueno...pues va a ser verdad.

2 comentarios:

  1. Caramba Don Jesús, os veo pesimista.

    Nunca se sabe, octubre a mí me gusta, por fin llega el fresco, quién sabe, quién sabe.

    ResponderEliminar
  2. Tenéis razón, es por aquello de que la vida es, del color del cristal con que se mira.
    Este mes llevo las gafas de sol puestas. Espero quitármelas pronto.
    Quizás como bien decís, en octubre, quién sabe.
    Quizás los antiguos románticos más que de pesimismo se tildarían de melancólicos, septiembre es un buen mes para la melancolía.

    ResponderEliminar