jueves, 23 de julio de 2009

El Sr. Geyper.



Este juguete, o compendio de juegos, seguro que lo hemos tenido un gran número de niños de mi generación, y si me apuras de las adyacentes.
Se anunciaba en televisión con aquella musiquilla de ..."juegos reunidos geyper...y a jugar"...
Esto degeneró en el chiste de:
-¿Está el señor Geyper?
-Lo siento, está reunido.
Bien, hoy parece que los bancarios y banqueros de este deficitario país, están como el señor Geyper, reunidos, ocupados, no tienen posibilidad de ocuparse de las necesidades de financiación de empresa y particulares.
Además, por lo visto, no ha bastado con la inyección millonaria que les dio el gobierno, tras el terrible octubre del 2008, y que ha acabado de dar explendor a sus cuentas de resultados, sino que por lo visto su problema es tan tremendo que no pueden financiar apenas operaciones.
Pobrecitos.
Esta misma mañana, me comentaba un empresario que iba a cerrar, liquidar, disolver o como quiera que le llaméis, dos sociedades con las que llevaba trabajando más de ocho años.
Con esfuerzo, con dedicación, invirtiendo sus beneficios en una nueva nave, en un local más grande, endeudándose cada vez más, pero en aras de engrandecer su empresa que tanto esfuerzo le había costado crear.
A partir de julio del 2008, la facturación cayó en barrena, los últimos meses no cubría ni las nóminas de los trabajadores.
Le sale trabajo, pero la forma de pago, a 120 días, transferencia, le impide poder llevarlo adelante, no tiene liquidez para comprar materiales, no le fían, no le descuentan.
Al final, los cuatro trabajadores a la calle, las dos empresas disueltas, el local y la nave, en venta 10 millones de pesetas por debajo de su valor de compra para poder quitarse al menos las hipotecas y buscando trabajo por cuenta ajena, para poder tapar los agujeros que se le han quedado.
Como él, por desgracia, hay unos cuantos miles de empresarios.
Políticos y bancarios, en un par de años más os quedaréis solitos...¿el nuevo modelo productivo es toda la población activa funcionarios?... porque, no va a quedar otra...

2 comentarios:

  1. Coincido contigo en que la falta de financiación es uno de los problemas más graves que tiene ahora la economía, y que muchas empresas están sufriendo por ello.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Y lo "peorcísimo" es que ya lleva mucho tiempo y me temo, que le queda aún más.
    Sobreviven aquellos que tenían reservas de ejercicios anteriores, pero éstas tampoco son infinitas.

    ResponderEliminar