lunes, 22 de junio de 2009

Delfines.


Me encantan los delfines, me parecen unos animales preciosos, tiernos, inteligentes, juguetones y entrañables.
Siempre he sentido predilección por ellos y todo lo que los evocara.
Tengo un primo y un tío que se llaman Delfí y me traen esa imágen de bondad y diversión de estos mamíferos marinos.
Mi peque, más peque siempre dice además que es más listo que un delfín...pues para qué queremos más!!

-----o-----o-----
El mensaje de Warren:
" Lo que pasa hermanos, es que vivimos demasiado preocupados, vivimos "ocsesionados" por las cosas materiales, y nos olvidamos lo más importante, nos olvidamos, el espíritu.
Por ejemplo, hermanos, debemos recurrir más a menudo a la oración; muchas veces los hermanos me preguntan: "Pero hermano, pero ¿qué es la oración?, ¿qué es la oración?"... Hermanos, la oración se compone básicamente de ruego y plegaria, pero la oración también se compone de súplica y fervor, pero la oración también se compone de sujeto y predicado; y ¿por qué digo esto? Porque yo, por ejemplo, nunca me he sentido mejor sujeto que cuando he predicado.
Pero hermanos tampoco debemos olvidar a la contemplación. Debemos acostumbrarnos a contemplar, cada pequeño milagro de vida que nos rodea. Yo les pido por favor, la próxima vez que vayan de paseo reparen en todo lo que los rodea, reparen por ejemplo en ese gallo que canta sobre el tejado, reparen en esa gallina que se pasea con sus pollitos por el jardín, y sobre todo reparen... la puerta del gallinero ¡que se están escapando los animales!
Dime la verdad hermano, ¿cuánto hace que no te detienes a contemplar a las laboriosas hormiguitas? Sí, las hormiguitas, mientras transportan incansablemente hojitas, tallitos, semillitas, tal vez el pétalo de una flor. Dime la verdad, hermano, ¿Te has detenido a pensar alguna vez que esa hormiguita es un ser viviente? Un ser irracional, pero viviente, hermano. ¡Esa hormiguita está viva!, ¡hay que matarla!. Pero sin duda hermano, la virtud más importante del espíritu es el amor al prójimo."

2 comentarios:

  1. Pues a mí los delfines me producen cierto rechazo... Eso de que sea el animal que siempre llega el último...

    (¡Jodo, que chiste más penosooooo!)

    ResponderEliminar