domingo, 10 de mayo de 2009

Caminito a Santiago.


En 1994, mientras hacía el tramo aragonés del Camino de Santiago, pernocté en el albergue de Sangüesa, regido de maravilla por unas monjas, que tenía todo como la patena y que fueron un bálsamo, pues desde Jaca no dormía en una cama como era debido.
Tenían en el albergue un libro, en el que los peregrinos iban escribiendo sus recordatorios, saludos, poeías y relatos,...un blog del siglo XI.
A parte de encontrar unas "entradas" de un conocido, que lo había hecho (el camino), por aquella época, ya tres veces en bicicleta, me llamó la atención la poesía que un peregrino muy especial puso, la copié y hoy la traigo aquí.
Es la historia de una superación personal, la prueba palpable de aquello de: "No hago yo el camino, el camino me hace a mí".
La verdad que el Camino de Santiago sigue siendo un viaje iniciático, donde al final, nos estamos esperando nosotros mismos.
Antes de poner la poesía contar, como dicen los catalanes, a más a más, que el pobre hombre que escribió la poesía, contaba que comió unos tomates sin lavar y se le descompuso el cuerpo, como decía aquel: "Lo que faltaba para el duro".
Es un fragmento:
"
CAMINITO.
CAMINITO A COMPOSTELA,
EL PEREGRINO CANTABA,
ALGUNAS VECES CON SOL,
ALGUNAS VECES CON AGUA
Y EN SU LENTO CAMINAR
EL VIENTO LO MOLESTABA.
POR LOS MONTES DE ARAGÓN
EL PEREGRINO BAJABA,
QUE NO VIENE DE ESQUIAR,
QUE NO VIENE DE LA MONTAÑA,
QUE NO DE UNA TRAVESIA,
QUE NO DE UNA ACAMPADA.
QUE ESAS Y OTRAS MUCHAS COSAS
AÑOS HA, A CAUSA DE UNA HEMIPLEJÍA,
SE DEJARON OLVIDADAS.
QUE SOLO MIRA A LAS CUMBRES
PARA VER SI ESTÁN O NO
ESTÁN NEVADAS.
QUE CANSADO EN SU LENTO CAMINAR
LLEVA BAJA LA MIRADA.
¿DIME ENTONCES PERGRINO?
¿DONDE PONES LA MIRADA?
LA VISTA LA PONGO EN EL CIELO
SI LA NOCHE ES ESTRELLADA,
BUSCANDO UN SENDERO DE LUZ,
PARA PODER ALCANZAR OTRA VEZ
LA QUIMERA DESEADA.
POR ENTRE LAS NUBES DIVISO,
UN GRUPO DE ESTRELLAS.
AL LEVANTAR LA MIRADA
¡PEREGRINO NO SON ESTRELLAS,
SON LUCES!
ESTÁS ACERCÁNDOTE A JACA
CAMINITO A COMPOSTELA
EL PEREGRINO CANTABA."
Abril de 1994. Paulino Martín Hidalgo

2 comentarios:

  1. "He andado muchos caminos,
    he abierto muchas veredas;
    he navegado en cien mares,
    y atracado en cien riberas.

    En todas partes he visto
    caravanas de tristeza,
    soberbios y melancólicos
    borrachos de sombra negra,

    y pedantones al paño
    que miran, callan, y piensan
    que saben, porque no beben
    el vino de las tabernas.

    Mala gente que camina
    y va apestando la tierra...

    Y en todas partes he visto
    gentes que danzan o juegan,
    cuando pueden, y laboran
    sus cuatro palmos de tierra.

    Nunca, si llegan a un sitio,
    preguntan a dónde llegan.
    Cuando caminan, cabalgan
    a lomos de mula vieja,

    y no conocen la prisa
    ni aun en los días de fiesta.
    Donde hay vino, beben vino;
    donde no hay vino, agua fresca.

    Son buenas gentes que viven,
    laboran, pasan y sueñan,
    y en un día como tantos,
    descansan bajo la tierra..."

    ANTONIO MACHADO ("Soledades")

    ResponderEliminar
  2. Preciosa poesía, y y cantada por Serrat el paroxismo.

    ResponderEliminar