miércoles, 29 de abril de 2009

VIRUS.



Me gustaría mostar dos vertientes diferentes de lo que se ha convertido en la noticia más importante de estos días, la gripe porcina, provocada por un virus.
Una de las vertientes, es la alarma que parece se ha desatado entre los paises desarrollados. El peligro de pandemia, la preparación de los retro-virales...
Parece una novela de ciencia ficción, hemos leído y visto películas de similares temáticas, un virus, mutado que acaba con la humanidad, con pueblos enteros, legiones de científicos luchando por su erradicación.
El mundo superdesarrollado temblando por un mal que tiene sencilla cura, alarmados cuando se puede evitar con un sencillo lava-manos, cuando las autoridades sanitarias, tienen acumuladas miles de dosis del tratamiento, para evitar cualquier alarma sanitaria.
La OMS lanzando las campanas al vuelo, los sospechosos de tener la enfermedad vigilados con lupa para confirmar o no el diagnóstico.
La otra vertiente, la evidente letalidad de esta enfermedad en un entorno que no tenga una atención sanitaria minima.
Me pregunto las consecuencias que pueda tener esta enfermedad, en una región donde la higiene personal brille por su ausencia, no por elección de sus habitantes, sino porque el acceso al agua es un lujo, cuanto ni más al jabón.
De hospitalización ni hablamos.
Si este virus llegara a un sitio como Biafra o Sudán, las vidas de sus habitantes se extinguirían rápidamente por la falta de atención mínima, por que los anti-virales no están al alcance de su mano.
En definitiva, una alerta sanitaria mundial, pero que será como una tormenta en un vaso de agua en el mundo desarrollado, pero que puede ser una nueva peste negra en los lugares más desfavorecidos.
Globalización, ventajas e inconvenientes, pero como viene siendo habitual mal para los de siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario