viernes, 13 de marzo de 2009

JESÚS NEIRA


Ayer me quedé hipnotizado viendo la televisión, asistí a una lección imborrable.

Me impresionó la entrevista con Jesús Neira.

Independientemente de la acción que realizó, que de por sí le honra, a pesar de que el agresor luego ha pretendido pasar por víctima (cómo me suena ese estilo cucarachil), me impresionó, su forma de expresarse, su cultura, su profundidad, su carisma.

Este hombre ha estado siete meses en un hospital, 65 días de ellos en coma. Al borde de la muerte en varias ocasiones... y después de todo eso, con su cuerpo famélico, deteriorado, por encima de esa decrepitud física resplandecía su espíritu, su cultura, emanaba de él una paz, una firmeza y un halo que realmente me admiró.

Es la prueba palpable que el cuerpo es un mero revestimiento, que si dentro no hay nada puedes ser simplemente una cucaracha, un pelele, un ser vacío.

Su cultura, su formación, su saber estar, estaba ahí, su cuerpo no podía esconder su grandeza.

¡Qué pena de aquellos que les sucede al revés!

2 comentarios:

  1. Este es el mundo en el que vivimos.Los buenos son los malos y los malos los buenos.Lo peor de todos es que la persona a la cual defendio salio en un programa de TVE, poco menos que insultando a su salvador. Así es el mundo en que vivimos, sin valores, sin principios, no sé donde llegaremos.

    ResponderEliminar
  2. Por eso es importante aferrarnos a los valores que nos han enseñado nuestros mayores, porque es la unica manera de en este mar tan revuelto no perdamos el camino correcto.
    Por eso son tan importantes las personas que hacen de faro y se convierten en ejemplo para los que les rodean.

    ResponderEliminar