miércoles, 11 de marzo de 2009

11 de Marzo de hace 5 años.


No se debe olvidar.
Hace cinco años, España, Madrid y todos vivimos una tragedia como nunca antes, a pesar de los contínuos zarpazos del terror casero.
Nunca tan desprevenidos, nunca tan vulnerales, nunca tantas muertes.
Ese día, a primera hora de la mañana estaba yo en el AVE, rumbo a Madrid.
Al poco rato de salir el tren, pararon el tren y yo recibí una llamada de mi mujer. Me contó que había habido una explosión en Atocha, hacía tan solo unos minutos, se hablaba de que igual había alguna víctima mortal.
A todos los que estábamos allí nos vino a la mente una cosa: Por fin lo había conseguido ETA, un gran atentado en Madrid, como el que habían buscado en navidades con las furgonetas blancas hasta arriba de explosivos.
El tren arracó de nuevo, las noticias llegaban confusas. A mi me tenía que esperar en la estación de Atocha un compañero de trabajo.
Seguíamos rumbo a Madrid, las llamadas que recibían los que estaban en el tren iban aumentando las víctimas, igual había más de cinco muertos.
El tren seguía, nos anunciaron que nos dejarían en Guadalajara. Llamó mi compañero desde Atocha, ya estaba allí, en teoría el tren debía llegar en breve minutos, me contó que había un jaleo tremendo de ambulancias, ruido continuo de sirenas y la estación colapsada y acordonada. Según me hablaba se oyó otra explosión, contó que la gente se echó a correr aterrorizada.
Le dije que nos llevarían a Guadalajara, que me fuera a buscar allí.
Al cabo de unas horas me recogió y bordeamos la ciudad de Madrid inmersa en el caos en dirección a Villanueva de la Serena, que era nuestro destino.
Por la radio escuchábamos las noticias contradictorias.
El día pasó entre el trabajo y el viaje.
Por la noche viendo la television vimos el alcance de la tragedia, las tremendas imágenes de terror, dolor y cuerpos despedazados. Las víctimas se acercaban a las doscientas.
Me llamó mi hermano:
─¿Tú quién crees quién ha sido?
─ Pues a mi no me cabe la menor duda de que ha sido ETA, en cualquier caso en estos momentos hay que esperar a que pase el tiempo, las cosas se tranquilicen y apoyar al gobierno.
Después de esto vino la confusión, la posibilidad de que hubieran sido los extremistas islámicos, las manifestaciones, el cambio de gobierno... la ignominia.
Han pasado cinco años, dicen que los culpables fueron los que murieron en el piso aquel...¡ojalá!
Fuera de las teorías conspiratorias, las cosas están muy difusas...
En cualquier caso, las víctimas y sus allegados no merecen que se les olvide. Hay que recordar... sino es como si murieran de nuevo en este 11M.
Fue un día triste, para España, los madrileños y todos los españoles, no lo podemos olvidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario